La sociedad de la mercancía y la sociedad de la información (I)

Posted on febrero 17, 2017

0



 

La sociedad se ha organizado alrededor de la mercancía, el dinero y el capital: “la división social del trabajo contrapone a productores independientes de mercancías que no reconocen más autoridad que la de la competencia, la coerción que ejerce sobre ellos la presión de sus mutuos intereses, así como también en el reino animal la bellum omnium contra omnes” (El Capital, capítulo XII). La Humanidad ha vivido casi siempre en la Prehistoria de estas instituciones, pero en los últimos milenios estas instituciones inocentes se han convertido en su imperceptible señor.

Pocas son las personas que acometen el entendimiento de la sociedad por medio de estas categorías.Recientemente Darío Azzellini manifestaba que la comprensión de John Holloway es poco operativa, como si la desarticulación de esta forma de sociedad, ajustada durante un tiempo incalculable en el estado actual del conocimiento de esta sociedad, dependiera fundamentalmente de herramientas sociales diseñadas al efecto, como partidos, sindicatos o los Consejos Comunales de inspiración estatal en Venezuela.

La germinación de la mercancía en el interior de las sociedades ocurrió en una larga noche de la Historia de la Humanidad: “El intercambio de mercancías comienza allí donde termina la comunidad, allí donde ésta entra en contacto con otras comunidades o con los miembros de otras comunidades. Y, tan pronto como las cosas adquieren carácter de mercancías en las relaciones de la comunidad con el exterior, este carácter se adhiere a ellas también, de rechazo, en la vida interior de la comunidad. Por el momento, la proporción cuantitativa en que se cambian es algo absolutamente fortuito. Lo que las hace susceptibles de ser cambiadas es el acto de voluntad por el que sus poseedores deciden enajenarlas mutuamente. No obstante, la necesidad de objetos útiles ajenos va arraigando, poco a poco. A fuerza de repetirse constantemente, el intercambio se convierte en un proceso social periódico. A partir de un determinado momento, es obligado producir, por lo menos, una parte de los productos del trabajo con la intención de servirse de ellos para el cambio. A partir de este momento, se consolida la separación entre la utilidad de los objetos para las necesidades directas de quien los produce y su utilidad para ser cambiados por otros” (El Capital, capítulo II).

Al lado de estas instituciones en expansión y cambio han evolucionado las otras muchas esferas de la vida social. ¿Qué le pasó en este tiempo que se cuenta por siglos o milenios a la información, a la comunicación, al conocimiento, a la conciencia?.

Anuncios
Posted in: Uncategorized