Intempestiva, insomne conversación de Marx y Bakunin en la posmodernidad

Posted on octubre 14, 2013

0



Marx: Vuélvase a la cama. Estas no son horas

Bakunin:  Un rato de desvelo. Por lo que veo. ¿Tú en el trabajo?.

Marx: Al pie del cañón.

Marx: ¿Mañana no trabajas?.

Bakunin: Dejé el trabajo.

Marx: No mientas.

Bakunin:  Un mes. Vacaciones lo llaman.

Marx: Yo no tengo días de fiesta; los trabajo todos. Sí o sí. El contrato pone 40 horas y hago 54. Bienvenido al siglo XXI.

Bakunin: Los contratos que se generalizan.

Marx: Pero no es una queja porque tengo una especie de satisfacción por estar trabajando.

Bakunin: La conozco.

Marx: Hasta tal punto interioriza uno eso de que “si no esta remunerado, …” que te sientes inútil.

Bakunin:  Parece que en Canarias casi no hay grietas. O trabajas en esas condiciones o te excluyen. No hay redes autónomas y solidarias donde refugiarse.

Marx:  Sí.

Bakunin: Por la existencia de muchos contratos así es por lo que creo que no debemos preocuparnos mucho por las reformas laborales.

Marx: Y si te cuento las condiciones de chóferes, mecánicos, etc…

Bakunin: En la realidad la ley no existe.

Marx: Eso mismo hablábamos Engels y yo el otro día. La realidad va mucho más rápido de lo que ponen en un papel.

Bakunin: Sería más interesante una campaña de hacer cumplir la ley que las campañas con huelgucha general incluída de quejarse por las reformas laborales. No sé si te lo he dicho, pero creo que yo ya no vuelvo a hacer huelga general. Por lo menos si están UGT-CCOO. Por mucho que la convoquen también CNT, CGT o quien sea. Prefiero trabajar y donarle el jornal a… Ejem… No se me ocurre ninguna causa.

Marx: A Valle Colino, para los perritos abandonados. Yo tampoco voy ya a huelgas ni a ningun tipo de manifestación. Prefiero hacer otras cosas como no comprar en Mercadona.

Bakunin: A manifestaciones iría cuando sean pro Sahara, Palestina, … Anti Prospecciones.

Marx: Pero al final somos siempre los mismos.

Bakunin: No me importa que seamos pocos. Pero la causa debe ser limpia. Las de los derechos de los españolitos…

Marx: En eso estoy de acuerdo.

Bakunin: Esas ya no me interesan.

Marx: Al final nos importan una mierda las matanzas y el mundo mientras tengamos la paga de navidad.

Bakunin: Sí. Esta idea todavía no la he escrito nunca. Pero se relaciona con otras. Tanto el anarquismo como el socialismo (los de verdad) pensaban que era necesario hacer luchas de pequeños avances mientras se organizaba la lucha de la revolución. Era como arañar comunismo al capitalismo. Los defensores del Estado del Bienestar más o menos usan ese argumento. Defender las conquistas arrancadas al capital. Pero para mí el EB no es un anticipo de ningún comunismo.

Marx: Yo creo que hay que olvidarse de ese estado, eso fue un fracaso y una patraña. O nos empeñamos en crear algo nuevo y más justo o vamos de cráneo.

Bakunin: Es una alianza de trabajo y capital del centro contra el trabajo y la vida de la periferia, con daños colaterales en el centro, cada vez más. Moralmente una indignidad. Una indignidad a la que nos aferramos porque la palabra comunismo se quedó muy hueca en el siglo XX y le tenemos miedo al vacío.

Marx: Sí, pero…habrá que buscarle otra palabra.

Bakunin: Es extraño en España encontrar personas con esa crítica. Ayer subí al Ivoox un audio de Miren Etxezarreta. Tiene la inteligencia de saber que Navarro-Torres no son Alternativa. Pero incluso en ella se nota lo interiorizada que tenemos la religión hedonista que denunciaba Pasolini como neofascismo. En el panorama universitario español, con mis reticencias, la podría considerar como un mirlo blanco.

Marx: Yo le he leido en los cuadernos de Taifa de critica económica.  Si no recuerdo mal, me parece bastante IU.

Bakunin: Yo la veo más Izquierda Anticapitalista. De hecho la invitan a sus universidades de verano. Creo que está kilómetros a la izquierda de Torres (llamazarismo). Pero el larismo y el llamazarismo ya me parecen muy próximos. De hecho ya no sé en qué se diferencia IABIERTA y PCE. Ella es como trotkista del siglo XXI con simpatías por los libertarios. Su marido es bastante libertario. Aunque a mí me caiga bastante prepotente. Es promotor principal de una ocurrencia de la que se sienten muy orgullosos, la Renta Básica de las Iguales, con Baladre.

Marx: Yo conozco personalmente a esa gente de Baladre, de la editorial. El tio viene bastante por aquí.

Bakunin: Buena gente.

Marx: Te apabulla a rollos macabeos. La verdad que ya no sé ni para dónde mirar. Me estoy aburriendo de la teorias que construyen castillos en el aire. Ya soy más de hacer aunque fracasen.

Bakunin: Pero su ReBis me parece una idea sobrevalorada. Yo le hice una crítica por su estatalismo y su occidentalismo. No creo que cayera muy bien.

Marx: Te metes en los charcos

Bakunin: Pero… el capitalismo lo distorsionó todo. Incluso lo más independiente que había en los treinta, el anarquismo. Hasta el estalinismo de PCPE defiende el Estado del Bienestar. Aunque por lo menos tienen la inteligencia histórica (leninista) de saber que no es la meta, como IU.

Marx: Si Lenin los oye…

Bakunin: Lloraría.

Marx: Ese más bien era de fusilar.

Bakunin: Ahora lo tendría muy complicado. Su organización no tendría ni para fotocopias.

Bakunin: ¿Recuerdas a Fukuyama?.

Marx: El fin de la historia.

Bakunin: ¿Recuerdas lo orgullosa que la izquierda decía que la Historia no se acababa, que allí estaba ella?.

Marx: Algo así.

Bakunin: Pues eso.

Marx: Mira. Al final pasa como en todo, que unos se convierten en estomagos agradecidos. Hace poco Engels fue a Londres a una especie de conferencia de economía alternativa organizada por ¡el gobierno!. Fue el más crítico porque está muy quemado por lo que ocurre en ese mundo “alternativo” porque al final acaban reproduciéndose relaciones de poder. Además, la forma asamblearia para todo hace imposible tomar desiciones.

Bakunin: Pues la única manera es precisamente esa. Eso sí: los verdaderos autónomos tienen que ganar a los otros.

Marx: Pues no veas… no se ponen de acuerdo ni en el color de la mierda.

Bakunin: Si no lo consiguen, esas iniciativas serán más instrumentos de integración. De todas formas no creo mucho en movimientos que en asambleas toman decisiones para hacer algo que durará una hora. Ese es el asamblearismo que se lleva. Un rato de asamblea para tomar decisiones vacuas. Eso sí, de forma consensuada, exquisita.

Marx: Mira… a nosotros nos pasó que la que era más asamblearia que nadie usó el asamblearismo para bloquear todas las decisiones de la secretaria del movimiento autónomo. Ahora promete ir a la asamblea general a reventarla.

Bakunin: El fallo no sólo está en las personas que no saben estarse calladas cuando no tienen nada que aportar o en las personas que no saben medir su disenso. El fallo mayor está en que son asambleas largas para que un grupo decida hacer una insignificancia. No son asambleas de organizar la vida. Un rato de asamblea, un rato de ejecución… y retorno a la vida.

Marx: Tal y como yo lo veo es que los que estan más dispuestos a llevar la voz cantante en la asamblea o en las decisiones son siempre los mismos, la mayoría se suele inhibir, dejarse llevar.

Bakunin: Así funcionan.

Marx: Cuando esos que se acostumbran a llevar entran en conflictos con otros que se acostumbraron también a llevar. Acaban por no aceptar decisiones democráticas, hacen facciones, camarillas.  Rompen, escinden.

Bakunin: Pero ese es el fallo del funcionamiento.

Bakunin: Pero para mí el mayor fallo está en el sentido.

Marx: Yo no le veo solución. Ni poniendo estatutos. Siempre pasa.

Bakunin: Esa es la política como mar de fondo que rompería cualquier dique (estatutos). Voy a reconciliarme con el sueño, si puedo. Buena suerte.

Marx: Adiós.

Anuncios
Posted in: Política