Los beneficios psicológicos del empoderamiento

Posted on octubre 8, 2012

7



Ayer escuché la normalidad de las palabras de Laura Mintegi, que va a ser la candidata a Lehendakari de Euskal Herría Bildu. Me sorprende mucho que los medios españolistas no la hayan satanizado. Eso significará que no sólo ETA ha renunciado al uso de la vía armada para defender sus planteamientos, sino que el Estado empieza a abandonar el estado de excepción contra el mundo independentista-¿socialista? abertzale, aunque psoístas (con González a la cabeza) y peperos recuerden que la negación del derecho de autodeterminación forma parte del pacto de silencio de la transición (monarquía, amnesia histórica, intocabilidad de las oligarquías, subalternidad de las grandes potencias de la OTAN, privilegios para la Iglesias, cierre de las puertas a los movimientos críticos, …).

Ahora me vino a la memoria una expresión de Laura Mintegi. Decía la profesora de literatura que la sonrisa es un arma y un atributo de la izquierda. Me vino a la cabeza cuando una compañera del recién constituido Frente Cívico “Somos Mayoría” en Tenerife me decía que la creación del movimiento social era motivador.

En estos tiempo se produce un empobrecimiento material necesario pero mal orientado. Empobrecer a la clase trabajadora, precaria y desempleada que reside en este país sería de gran justicia si se hiciera repartiendo el trabajo y resguardando unos derechos económicos básicos, si supusiera una desactivación gradual de los mecanismos que roban renta de los países empobrecidos o una disminución de los derroches históricos a la generaciones occidentales actuales. Sin embargo, es descabellado ese empobrecimiento para salvar el sistema financiero y económico y sus directores y propietarios, las grandes corporaciones y las grandes fortunas.

Hace poco tiempo el sistema funcionaba por impulso del crédito. En aquella época el descontento profundo era más minoritario que ahora. Pero había ya personas que encontraba razones en la crítica de Ivan Ilich a la vida moderna. Se formuló el concepto “modo de vida esclavo” para la cadenas del trabajar más para tener más con la que muchas personas se ataron voluntariamente. Cuando el Ministro de Fomento (ese campeón ahora imputado) y los medios de comunicación lanzaron la campaña contra los controladores aéreos suscitaron la envidia nacional porque algunos cobraban como dos cientos mil euros; nadie cayó en la cuenta de que para alcanzar esa cifra esas personas tenían que trabajar un chorro invivible de horas.

Aunque todavía sea común el anhelo de volver a los “felices” años 2005-2006 o aunque todavía haya muchas personas que esperan que el futuro se lo arregluen los Rajoy, Rubalcaba, Rosa Díez, Mario Conde, Más, Paulino, … unos piensan que uno de esos y otros piensan que otro, … aumenta el número de personas que aprenden que la libertad es visible sólo para quien la labra (Silvio), que la unión fraternal con las personas de las que nos habíamos alejado es una oportunidad, que la sonrisa y la ilusión en el encuentro es la esperanza, que en las plazas nunca se pone el Sol, … A todas esas personas, hay que desearles la luz para que sepan romper con un sistema que nos crea un síndrome de Estocolmo, una reacción psíquica en la cual la víctima de un retención desarrolla una relación de complicidad con quien la ha secuestrado, una reacción en la que los polis buenos (Escolar, Wyoming, Evole, Ana Pastor, … mil nombres) nos calman para que no nos vayamos lejos, mientras nuestro modo de vida no deja vivir en paz a los pueblos empobrecido ni a nuestros hijas y nietos.

Ojalá la motivación de construir un movimiento social sea el preludio de la sonrisa de transformación popular del mundo.

Anuncios
Posted in: Ética, Política