El viento quiere levantar las semillas de libertad de Taucho (Desalojo)

Posted on septiembre 17, 2012

3



Mientras las sociedades occidentales han consumido en unas pocas generaciones los recursos del planeta y han saturado los sumideros con excesivos residuos sólidos, líquidos y gaseosos, una clase social ha acumulado enormes riquezas y otra clase social en general se ha dejado seducir con el reparto de migajas. La lógica del sistema siempre ha sido indolente con la explotación de otras sociedades, la herencia catastrófica para las futuras generaciones, la dominación machista, la exclusión dentro de sus sociedades.

En nuestras sociedades occidentales la clase desposeída hace tiempo se rebeló contra la lógica infernal del capitalismo. Sin embargo, en general abandonó más tarde sus luchas y sus proyectos de emancipación. Le pareció oportuna la paz social en la que las contradicciones (pueblos empobrecidos, generaciones futuras condenadas, mujeres dominadas) se aceptaban con tal de participar con los salarios de un estado de bienestar y consumo. Por si la fuerza de su renuncia a la postulación de sus proyectos no fuese suficiente, las clases dominantes perfeccionaron los medios para engañar a los que no quedaban contentos con los salarios o las prestaciones de protección. Más tarde, la debilidad del músculo combativo de la clase sin medios y la potencia de las estrategias (globalización, desempleo, endeudamiento, …) de las clases propietarias permitieron a las segundas reducir la participación que las clases trabajadoras occidentales habían obtenido durante las décadas en las que las sociedades occidentales consumieron recursos guardados durante milenios por las generaciones anteriores, con expolio de los países empobrecidos.

Sin embargo, las ideas socialistas/comunistas, anarquistas, libertarias, ecologistas, feministas, pacifistas, antiimperialistas se mantuvieron vivas en reducidos espacios autónomos, alternativos, críticos, arrinconados por la complacencia de las mayorías de la clase desposeída de occidente, ninguneados por las instituciones o combatidos cuando había percepción de que esos lugares albergaban algún riesgo de contagio del pensamiento rebelde en las sociedades sumisas y frívolas.

En muchas ciudades aparecieron espacios de encuentro, reflexión y actividad en edificios abandonados por los propietarios y ocupados por personas militantes de estos movimientos sociales. En Tenerife, a principios de los noventa surgió un proyecto de este tipo en torno a grupos de independentistas y socialistas. Se okupaba un edificio de la Tesorería de la Seguridad Social, abandonado durante años. Nacía allí el Centro Social Ocupado de Taucho.

El centro se debilitó en esos años en los que el capitalismo contentaba con las rentas que producía la burbuja financiera e inmobiliaria (rentas para hoy, deudas para mañana). Fue por eso que desapareció por el efecto 2000.

Incluso cuando el sistema tiene éxito en el engaño y en su omisión de la realidad televisada, hay personas que descubren las graves contradicciones que se ocultan tras el oropel. Muchas de esas personas confluyen nuevamente hace más de un año en la reocupación de Taucho. Desde entonces ha ido atrayendo a más personas buscadoras de las respuestas a las preguntas que la versión oficial no contesta.

En su interior se dio cabida a esas formas de pensamiento crítico (independentismo, socialismo, anarquismo, comunismo, ecologismo, internacionalismo, …). Se ha desarrollado actividad sobre memoria histórica militante, antifascismo, … Se convirtió en una pieza más del conglomerado de la izquierda anticapistalista, con un icono reconocible en las manifestaciones. Cine, música, literatura, charlas, asambleas, reflexión, debate, visualización de otros mundos menos machacantes de pueblos, hijas, nietas, Gaia,… en sus patios y en sus salas. Eso es Taucho, una semilla de otro mundo.

Pero en este mundo no sólo hay sueños y personas que sueñan. Como decía Silvio, hay también “delimitadores de las primaveras”, que, por irracional que sea el mundo del expolio a pueblos pobres, del desierto tóxico para las futuras generaciones, de la opresión de la mujer, … se resisten a la germinación y al crecimiento de ideas que cuestionen el mundo en el que ellos ejercen el papel de dominadores.

La intención de anular todo riesgo para el sistema lleva a este a la eliminación de estos espacios de autonomía y pensamiento crítico. Lo vimos hace un año, cuando en septiembre de 2011 las instituciones de los psocialistas y de los nacionalistas vascos derribaban el Centro Social Okupado de la Kukutza de Bilbo, con gran apoyo social, miles de personas.  En aquella ocasión se escribía en este blog: “Es precioso lo que la ilusión colectiva de muchas personas puede llegar a conseguir: convertir una fábrica abandonada, en un lugar de encuentro, convivencia, comunidad, apoyo, cultura, alegría. Es horrible la importancia que la sociedad le ha dado a la propiedad privada, prefiriendo transformar un lugar maravilloso en un solar sin utilidad social”.

En este septiembre van a por Taucho. Hicieron su primer intento el 12 de septiembre. El 19 de septiembre a las 8:00 aparecerá nuevamente la policía por allí para vaciar el edificio y dejarlo vacío. Ojalá aparezca el apoyo que en Bilbao recibió la Kukutza. Sin embargo, uno de los indicadores de subdesarrollo social y civilizatorio de nuestra sociedad canaria consiste precisamente en el abandono que hace de proyectos como este: se puede estar de acuerdo o no con las ideas que hay dentro (muchas veces se estará en contra porque el sistema forma muy bien el pensamiento), pero es grave el desamparo de la libertad de pensamiento y expresión que demuestra la indiferencia. Defendámos lo verdaderamente nuestro, lo popular.

Vean lo que la ilusión popular y autónoma es capaz de hacer.

Anuncios
Etiquetado: , ,