Recorrido histórico de la prestación de desempleo hasta el recorte de 2012

Posted on julio 11, 2012

3



Dentro del Estado del Bienestar la protección a las personas en determinadas situaciones de necesidad (vejez, enfermedad, incapacidad, desempleo) es tan importante como la prestación de servicios públicos como la sanidad, la educación o la atención a personas dependientes. El Derecho del Trabajo, el derecho a la vivienda, a un medio ambiente saludable, a la cultura, a la protección como consumidores y usuarios, …

Sin embargo, en el Estado de la Consolidación Fiscal (de los Recortes) ha sido señalada como una partida muy costosa para un Estado que renunció a cobrarle a los ricos lo que la Constitución exige, de acuerdo a su capacidad económica. En abril había un millón trescientas mil personas cobrando esta prestación contributiva (que es la que se recorta), más o menos una cantidad similar a la de beneficirios del nivel no contributivo. Anualmente, en estas figuras hay un gasto de unos 30 mil millones anuales. Es una de las partidas potentes de nuestro estado del bienestar, por detrás de pensiones a jubilados, sanidad y educación.

Durante los años de la crisis, con el retroceso de los ingresos públicos, debido a la incapacidad recaudatoria del sistema tributario regresivo y el efecto de la disminución de la actividad económica, hemos visto la degradación de las pensiones, las reformas laborales y los recortes en los servicios públicos y ayudas. Durante el mes de octubre se oyó el mensaje de que tras el 20 de noviembre tocarán la prestación de protección contra el desempleo a tres personas: BonoCospedal y Rajoy. Este último hizo estas afirmaciones en una entrevista en el diario argentino La Nación: “Principalmente, reduciendo el gasto y la deuda pública, así como revisando el seguro de desempleo. En la actualidad, tenemos un verdadero agujero en las cuentas que se lleva todo este dinero. Por eso, nos encargaremos de controlar el déficit público, reestructurar el sistema financiero y aplicar reformas estructurales, como la urgente reforma fiscal que necesitamos ya mismo”.

La prestación por desempleo se convirtió en tema de campaña. En el monólogo neoliberal del debate bipartidista, Rubalcaba se empeñaba en sacarle a Rajoy el reconocimiento de ser mala persona y de querer recortar la prestación por desempleo, ya que lo incluye en su programa. Por supuesto, no reconoció que Felipe González fue el responsable del mayor hachazo en la historia de la prestación de desempleo y que él mismo podría hacer esa rebaja sin advertencias en el programa, como hizo como Vicepresidente del Gobierno en muchas materias ni siquiera insinuadas en el programa de 2008.

Llevaba tiempo rumoreándose. Se hablaba de disminuir cuantía, como ha sucedido (bajando de 60% a 50% sobre la base reguladora la cuantía a partir del sexto mes), y de exigir más cotización para poder obtener la prestación, que no ha ocurrido (ahora se exigen 12 meses para empezar a cobrar esta prestación contributiva de desempleo y se habló de elevar esa cifra a 15 meses). He querido hacer un recorrido histórico de este derecho hasta esta fecha.

La prestación para la protección de las personas en desempleados ya existía de forma precaria en la dictadura de Franco, desde 1961. La Constitución también recogió este derecho. La primera regulación de la prestación dentro del periodo democrático es de 1980.

En aquella primera versión democrática de la prestación de desempleo el requisito de cotización previa y la duración de la prestación se establecían en esta tabla.

Periodos de cotización y prestación de desempleo en 1980. BOE de 17 de octubre de 1980.

Se puede ampliar a 24 meses en los casos de proximidad a la jubilación.

Ya en esa Ley se establecía el derecho de opción para los casos en los que se interrumpiera una prestación por una incorporación al trabajo. Al terminar el trabajador puede continuar con el derecho suspendido o puede utilizar el derecho generado en la nueva relación de trabajo.

En el diseño original, la cuantía de la prestación disminuye con el transcurso del tiempo: 80% en los seis primeros meses de disfrute; 70% en los siguientes seis meses; 60% con posterioridad. También tiene el límite del 220% del salario mínimo interprofesional.

En 1984 se modifica la regulación de la prestación para mejor. Se establece el nivel asistencial o no contributivo, el subsidio, de la protección para personas que no hubiesen cotizado lo suficiente y tengan cargas familiares, personas a quienes se les haya agotado la prestación, presos liberados o mayores de 55 años. La cuantía es del 75% del salario mínimo interprofesional.

Hay algunas variaciones en la tabla que relaciona los periodos de cotización y de prestación

Periodos de cotización y prestación de desempleo, en 1984. BOE de 4 de agosto

Las cuantías se mantienen igual. Se modifica no obstante el mínimo vinculado al salario mínimo interprofesional (SMI), en todos los casos (antes sólo se usaba para desempleados con cargas familiares), y se reduce con carácter general máximo al 170% del SMI, salvo que hayan cargas familiares, donde se mantiene el 220%.

En 1989-1990 se mejoran las cuantías del subsidio para las familias con cargas familiares.

En cambio, 1992 se da un significativo paso atrás. En cuanto a los periodos de prestación, reducidos, como puede verse en la tabla que se publica a continuación. En primer lugar, para obtener la prestación es necesaria una cotización anterior de un año, siendo antes de seis meses. En segundo lugar, para alcanzar los dos años de prestación cada mes de prestación requiere tres meses de cotización, cunado antes sólo se precisaba de dos. Además se reducen las cuantías de la prestación, que bajan a 70% los primeros seis meses y el 60% con posterioridad.

Periodos de cotización y prestación de desempleo, 1992. BOE de 4 de agosto.

En 2002, el Gobierno de Aznar procuró una reforma de la prestación para que el Estado se hiciese cargo a través de prestaciones de una parte de los salarios de tramitación (salarios que habría que pagar si el despido se declara improcedente, desde el despido hasta la sentencia) y en la que establecía medidas de acoso a los parados para que aceptaran con presión los “trabajos adecuados”.

En 2004, con Gobierno de Zapatero ya, se sustituye la referencia al SMI por la del indicador público de rentas de efectos múltiples (IPREM), que es inferior al SMI, por lo que se produce otra merma.

La reforma que Rajoy de 2012 ha anunciado hoy supone bajar la cuantía a partir del sexto mes. Es uno de los puntos tocados en el año 1992.  Ya se había bajado ese años para el primer semestre de 70% á 80% y en el segundo de 70% á 60%; a partir del tercero se mantenía igual. Ahora todos los semestre a partir del segundo bajan a 50%.

En conclusión, se ve como la protección contra la situación de desempleo ha seguido el recorrido de otros derechos. Durante el efecto de la movilización social en la transición experimenta un ascenso con los gobiernos de UCD y PSOE. Luego, con gobiernos del PSOE, sobre todo en 1992, o del PP sufre un deterioro. Como en otras cuestiones el bipartidismo consolidado en la desmovilización social se ha decantado por la defensa de los intereses de las clases sociales pudientes antes que por la protección de las personas en situación vulnerable. Era cuestión de tiempo que los tiempos de recorte que vivimos alcanzaran a la prestación de desempleo.

Anuncios
Posted in: Economía, Política