Desenmascarar los fracasos ajenos y disfrazar los propios

Posted on junio 12, 2012

2



El Presidente del Gobierno de Canarias denuncia al Gobierno de España porque el rescate es un fracaso y porque vestirlo de triunfo es una irresponsabilidad. Tiene un razón perfecta. Sin embargo, hace tiempo que no apruebo los correctos análisis cuando proceden de personas que no tienen legitimidad para hacer juicios. Si esa aseveración procediera de alguien de la calle me pararía a reconocerle la razón que tiene. Sin embargo, si la madrasta de Blancanieves me echa pestes de la madrasta de Cenicienta sus palabras me causan sopor y más bien me pregunto por los pecados de quien me habla.

Disfrazar los fracasos de triunfo es la especialidad de los Gobiernos de Canarias desde Jerónimo Saavedra (ese ex-socialista que vendió su carnet por un puesto de Diputado del Común a la edad a la que Matusalén ya descansaba en la tranquilidad de su vejez discreta), pasando por Fernando Fernández, Lorenzo Olarte (ese pobre hombre que vive con 900 euros a sus años, después de una larga carrera de presidencias inútiles), Manuel Hermoso (que será recordado por le primero de esta lista como fiel aliado tras su moción de censura dentro del pacto), Román Rodríguez (ese hombre tan progresista en la oposición), Adán Martín (de leales recuerdos para el anterior citado), … Y como no… Paulino.

Fracasos enmascarados del Gobierno de Canarias.

La Comunidad Autónoma de Canarias tiene la segunda tasa de desempleo más alta de España. Los que trabajan tienen los salarios más bajos de toda España. Más de una tercera parte de la población está en riesgo de pobreza y exclusión. 600.000 personas con una historia de pobreza.

En la Comunidad Autónoma de Canarias tenemos la peor aplicación de la Ley de Dependencia. La Prestación Canaria de Inserción es de las menos dotadas de España. En la Comunidad Autónoma de Canarias la satisfacción con los servicios sanitarios es la más baja de todo el Estado. En la Comunidad Autónoma de Canarias el fracaso escolar es superior a la media nacional. Con gran probabilidad, la Comunidad Autónoma no compensará los servicios sanitarios que el gobierno del estado va a eliminar del Catálogo de Servicios. En agosto, probablemente el Gobierno de Canarias suba las tasas universitarias, al mismo tiempo que bajen las becas propias de la Comunidad Autónoma. La ineficiente gestión administrativa somete a tortuosas colas.

En esta Comunidad Autónoma pagamos los impuestos más bajos. Nos han convencido de que sin impuestos se vive mejor. Menos imposición indirecta con el IGIC, menos matriculación, … Pero en realidad son los ricos quienes se ahorran cantidades importantes con la deducción RIC en Sociedades e IRPF y otros beneficios fiscales, la bonificación en el impuesto de Sucesiones, … Eso sí. Somos los primeros en exigir la misma inversión estatal por cabeza. Será momento de plantearnos si no es conveniente experimentar con una fiscalidad progresiva a las europea para distribuir, después de aplicar una superprogresividad para corregir los efectos de décadas de fiscalidad insolidaria.

El Gobierno ya ha hecho recortes duros en todas las partidas sociales: sustituciones de profesores, personal sanitario, ayudas sociales, … Al mismo tiempo mantiene derroches con obras públicas como el Puerto de Granadilla, pues el territorio o el medio ambiente poco importan a quien tampoco interesan los derechos sociales, cuando no hay negocio.

Vivimos en una democracia donde el pueblo casi no tiene espacio de participación y donde la ley electoral también dificulta la entrada de partidos que corrompidos por décadas de poder. Los casos de corrupción de Canarias en Lanzarote, Gran Canaria, Tenerife y La Gomera huelen a podrido. La reciente publicación de las subvenciones a Domingo Berriel deja claro el tipo de política que hay detrás de este Gobierno de treinta años.

Las Cajas de Ahorro de Canarias no fueron ajenas a la fructificación del fracaso que según este gran presidente sólo es atribuible a Rajoy. Muchos políticos, incluído Adán Martín, se daban codazos por entrar en la dirección de esas entidades. La gestión no habrá sido mucho más prudente que la de otras entidades de crédito. ¿Quién no recuerda la inteligente financiación del pelotazo de Las Teresitas por CajaCanarias?. No en balde una de ellas está dentro de ese engendro diabólico que es Bankia.

No, señor. “¡PP, PSOE y Coalición, la misma * son!”. La frase del presidente me recuerda a las que dedicaba a Zapatero cuando Jose Manuel Soria era su mejor amigo.

Anuncios
Posted in: Ética, Política