El #rescate y la reacción

Posted on junio 10, 2012

2



El rescate tiene unos antecedentes. Años de endeudamiento irresponsable en una espiral de especulación y años posteriores de malos parches (ayudas FAAF, ayudas FROB, préstamos del BCE, contabililidad falseada y opaca, fusión de problemas, rescate a varias entidades).  El rescate tiene unas consecuencias. Recortes adicionales para pagar una deuda que se descontará de las cuentas de las entidades de créditos para apuntarla en la deuda pública. Ahora conocemos la mar de fondo del “España va bien” y del “España juega en la Champion League”.

Los recortes no son el capricho de gobernantes perversos. Son más bien la inercia de un sistema del que todos formamos partes. Si el sistema tributario no obtiene suficientes recursos porque el esfuerzo fiscal de la parte más elevada de la población es insuficiente, si se privatizan las empresas que darían ingresos patrimoniales al Estados, si el Estado se hace cargo de la inversión en obras de derroche, si el Estado asume el coste de una deuda creada por el sector privado que en época de beneficios presionaba para no contribuir, si parte del dinero se desvía hacia los intereses particulares por la vía de instituciones inútiles, corrupción, … lo más lógico es que no haya capacidad para sostener la sanidad, la educación, la atención a personas con dependencia, la protección a desempleados, las pensiones, el fomento del acceso a la vivienda, la dignidad de los salarios de los empleados públicos, …

Una sociedad que no se obligue a sí misma a mantener buenos servicios y transferencias de renta públicos es una sociedad en la que la parte elevada de la sociedad escapa a su deber de contribuir, una sociedad en la que esos derechos se mercantilizan y sólo son atendidos cuando hay capacidad económica para costearlo, una sociedad dual en la que se levantan muros en las ciudades: a un lado los poblados de chabolas en los que se malvive; al otro, los residenciales de las clases medias acomodadas, con sus verjas, sus cámaras y sus perros guardianes. Las oligarquías camuflan alguna de sus casas dentro de los residenciales de las clases medias acomodadas, para pasar allí alguna estancia, entre dos estancias en su residencia en Suiza o su residencia en algún exótico lugar.

La reforma laboral también tiene su lógica dentro del paradigma en el que ellos crecen mientras la famélica legión va perdiendo los derechos conquistados durante las décadas de avance.

Cada silencio, cada pasividad ante cada unos de los ataques es un mensaje de rendición. La desactivación de los movimientos sociales que lograron el progreso y que ahora deberían exigir la devolución del mapa hacia la igualdad social alcanza niveles en los que sólo intermitentemente el lamento parece visible y audible.

Pero para que el miedo cambie de bando, como dice el vídeo que circula por ahí, es preciso que la conciencia crezca, la organización cuaje, la lucha sea intensa y constante. Por ahora, el engaño de los medios, la distracción de lo que queda de vida de la belle epoque, el miedo que inspira el sistema a la protesta, la resignación invencible, la poca fe en nuestras capacidades de alcanzar una sociedad mejor que la que se estropea, la invisibilidad social de la protesta a la que engancharse, la atomización de los grupos, los problemas organizativos, la intermitencia de las manifestaciones de fuerza, … dan un aspecto poco fiero.

No sé qué ocurrirá fuera de mi campo de visión, pero dentro de él, cuando se supera el engaño o la distracción, no se atisban los faros. Empiezo a ver tenues movimientos de solución autónoma y de apoyo mutuo fuera del sistema excluyente. Es positivo. Pero también es precisa una acumulación de fuerzas socialistas que paciente y permanentemente contribuyan grupos cooperativos de transformación.

Esto lo escribo el día después del rescate. El primer día una miniprotesta concentró una veintena de personas contra el rescate. El segundo día casi todos los sindicatos juntos sólo consiguieron un par de centenas de personas para protestar contra recortes y reforma laboral, con la noticia fresca.

Anuncios
Posted in: Política