Llueven las cadenas del futuro

Posted on abril 17, 2012

4



En la sociedad occidental actual los medios de comunicación esparcen sus ideas por la sociedad. Los receptores ven, escuchan, leen. En algunos casos, buscan, comparan. En otros casos, se hacen un potaje. En otros casos, evitan la condición de receptores huyendo de esos medios.

Las ideas de los medios se contagian y refuerzan entre los receptores en sus tertulias, conversaciones, discusiones, …

Se va formando una opinión diversa sostenida en unos pocos patrones ideológicos. La fuerza de algunos creadores de opinión es tan fuerte que directamente o a través de sus receptores/retransmisores sus opiniones van calando en amplios sectores de la sociedad. O te coge el temporal sin paraguas o te rocía un conductor incauto o inhumano con su carro desde un charco.

La mayor parte de esos promotores del pensamiento estructural y coyuntural están al servicio de las grandes empresas y de las grandes fortunas. No es de extrañar que las ideas favorables a la reproducción de la organización social (este mundo de desigualdad entre clases y entre pueblos o de desgaste de la madre Tierra) predominen sobre las ideas rebeldes o las ideas revolucionarias. Quizá una de las razones de la derrota histórica del movimiento obrero sea precisamente la sustitución de la Iglesia por grandes grupos mediáticos por parte de la burguesía durante el siglo XX.

Yo ya he expresado que me escondo del alcance directo de los grandes medios. Mi información me la traen medios alternativos. Muchas veces por esto no entiendo el último evento del marketing viral. Sin embargo, indirectamente aquello llega. Soy un paragüero que invita a otros a entrar en mi espacio impermeable, pero más bien me llevaré las salpicaduras.

Últimamente me estoy aficionando y aprendiendo a escuchar. Me resulta de sumo interés observar cómo aterrizan las ideas que despegan de los grandes medios (del capital) en las cabecitas de personas de a pie como yo. Reconozco que me encantaría aprender mejor a realizar esa escucha, aunque tenga que subsanar un defecto congénito y compartido con mucha gente, oir para rebatir en lugar de escuchar para debatir.

Estos estudios pueden convertirse en un material fascinante para saber cómo el sistema consigue instalar un pensamiento de espectro reducido en nuestros cerebros absorbentes, con libertad de pensamiento limitada porque aceptamos un oligopolio en la producción de la materia prima.

En la ciudad hay barrios y en el mundo hay ciudades en los que no llueve, pero están poco habitados y transitados. No son necesarios los paraguas allí. Hay ateneos y casas del pueblo allí. Intentan construir algo allí.

Anuncios
Etiquetado: , ,
Posted in: Ética, Política