Banco nuestro, perdona nuestras ofensas (populares) como nosotros perdonamos a nuestros deudores (tributarios)

Posted on abril 2, 2012

21



Cien días han dado de mucho a Rajoy para profundizar con su mayoría absoluta fresca en el retroceso histórico. Los capitalistas se habrán alegrado, porque ya Zapatero estaba exhausto para prestar un servicio con este aliento.

Se estrenó con un paquete de recortes (congelación del sueldo de los funcionarios y de la tasa de reposición, Incremento del horario laboral, reducción de la subvención a los partidos políticos, sindicatos y representantes de empresas, reducción del presupuesto de RTVE en 200 millones de euros y de RENFE en otros 200 millones o de las subvenciones y préstamos en I+D+i por un importe total de 600 millones de euros o de las subvenciones de ayuda al desarrollo o de los préstamos participativos a los concesionarios de autopistas; aplazamiento hasta el 1 de enero de 2013 de la aplicación de la Ley de Dependencia para nuevos beneficiarios, no renovación de la Renta de Emancipación, eliminación de la financiación de infraestructuras en compensación del cese de actividad de la minería del carbón, plazamiento hasta el 1 de enero de 2013 la ampliación del permiso de paternidad de dos a cuatro semanas). Ha aprobado una reforma laboral muy dura, contra la que se ha convocado una huelga general. Se han quitado primas a la energía renovables. Se ha reformulado el esfuerzo para salvar al sistema financiero, con nuevas fusiones y disposición de medios para el rescate sin condiciones. Este gobierno también ha presentado el proyecto de ley que desarrolla la reforma constitucional del déficit cero. Se suben tarifas de servicios públicos. Por último, ha aprobado los Recortes Generales del Estado, que se conocerán con detenimiento en los días sucesivos; ya sabemos que aminora la financiación de las políticas activas de empleo.

La continuidad con el gobierno anterior no precisa de comentarios.

En medio de tanta reforma laboral, financiera, energética y tanto recorte, ha subido temporalmente los impuestos de la renta de las personas físicas y de la renta de las sociedades, algo sobre lo que reflexionaré en separata.

Otra de las medidas espectaculares de este periodo es la amnistía fiscal. Si buscamos en el Diccionario del BOE este sintagma nominal encontramo en el Real Decreto 12/2012:

Amnistía fiscal: Término popular para designar el eufemismo oficial “Declaración tributaria especial”. Procedimiento ordenado de la siguiente forma:

1. Los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Impuesto sobre Sociedades o Impuesto sobre la Renta de no Residentes que sean titulares de bienes o derechos que no se correspondan con las rentas declaradas en dichos impuestos, podrán presentar la declaración prevista en esta disposición con el objeto de regularizar su situación tributaria, siempre que hubieran sido titulares de tales bienes o derechos con anterioridad a la finalización del último período impositivo cuyo plazo de declaración hubiera finalizado antes de la entrada en vigor de esta disposición.

2. Las personas y entidades previstas en el apartado 1 anterior deberán presentar una declaración e ingresar la cuantía resultante de aplicar al importe o valor de adquisición de los bienes o derechos a que se refiere el párrafo anterior, el porcentaje del 10 por ciento.

El cumplimiento de lo dispuesto en el párrafo anterior determinará la no exigibilidad de sanciones, intereses ni recargos.

Junto con esta declaración deberá incorporarse la información necesaria que permita identificar los citados bienes y derechos.

3. El importe declarado por el contribuyente tendrá la consideración de renta declarada a los efectos previstos en el artículo 39 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, y en el artículo 134 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por el Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo.

4. No resultará de aplicación lo establecido en esta disposición en relación con los impuestos y períodos impositivos respecto de los cuales la declaración e ingreso se hubiera producido después de que se hubiera notificado por la Administración tributaria la iniciación de procedimientos de comprobación o investigación tendentes a la determinación de las deudas tributarias correspondiente a los mismos.

5. El Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas aprobará el modelo de declaración, lugar de presentación e ingreso de la misma, así como cuantas otras medidas sean necesarias para el cumplimiento de esta disposición.

El plazo para la presentación de las declaraciones y su ingreso finalizará el 30 de noviembre de 2012.

Lo he reproducido porque el esmero en la claridad hace innecesario que se explique. Creo que en otra época cualquier gobierno se avergonzaría de perdonar a quienes tienen mucho sus obligaciones tributarias para el sostenimiento de las cargas públicas. En el momento presente luce que los gobierno han perdido el rubor.

Imagínese que alguien le debe mil euros. Imagínese que pone todas las dificultades del mundo para pagarle. ¿Le propondría usted que todo quede en paz si le paga cien euros?. Ya le gustaría a un desahuciado por un banco una quita del 90% de sus deudas impagadas; de la alegría no pagaría sus deudas hasta las amnistías bancarias.

Con todas las reformas fiscales de los treinta últimos años (sólo las del IRPF: Solchaga en 1991; Rato en 1998; Solbes en 2006) la contribución de los que más tienen ha disminuído peligrosamente para sostener el estado social. Se sabía además que la recaudación disminuía por las técnica de fraude y elusión fiscal. La amnistía es otra medida en el camino de que los que más tienen no contribuyan a la cohesión social. En el antecedente de 1991 (Solchaga) se optó por la espera, se le daba al defraudador un plazo de cuatro años para pagar la deuda amnistiada, también con perdón de recargos, intereses de demora y sanciones. El neoliberalismo en materia fiscal hacía reformas regresivas y toleraba el fraude; sin vergüenza, también regala amnistías.

A todos mis lectores defraudadores: dense prisa. Sólo tienen ocho meses.

ANEXO. Antececente de 1991.

Regularización de situaciones tributarias.

Uno. Hasta el31 de diciembre de 1991 podrán realizarse, siempre que no medie requerimiento o actuación administrativa o judicial en relación con las deudas tributarias de los sujetos pasivos, declaraciones complementarias e ingresos por cualquier concepto tributario devengado con anterioridad a 1 de enero de 1990, con exclusión de las sanciones e intereses de demora que pudieran ser exigibles.

La presentación de estas declaraciones no interrumpirá los plazos de prescripción a que se refieren las letras a), b) y c) del artículo 64 de la Ley General Tributaria.

Los ingresos realizados de conformidad con lo previsto en el párrafo primero, podrán fraccionarse sin garantía en cuatro pagos iguales anuales, debiéndose ingresar el primero en el momento de la presentación de la declaración-liquidación complementaria o extemporánea y los tres restantes antes del día 20 de diciembre de cada uno de los tres años naturales siguientes, sin necesidad de previa notificación de la Administración.

La falta de pago de un plazo a su vencimiento determinará su exigibilidad en vía de apremio, teniendo en cuenta lo dispuesto en el Reglamento General de Recaudación en cuanto al procedimiento a seguir en caso de falta de pago de un plazo en los fraccionamientos concedidos en período voluntario.

Las cuotas aplazadas devengarán intereses de demora que habrán de autoliquidarse por el obligado tributario al ingresar cada uno de los plazos.

Los incrementos de patrimonio no justificados declarados por el sujeto pasivo en estas declaraciones complementarias, podrán imputarse a la reducción de las rentas netas no declaradas de períodos impositivos anteriores, que pudiera poner de manifiesto la Administración con ocasión de actuaciones de comprobación o investigación, siempre que dichas rentas no estuvieran materializadas en bienes o derechos determinados.

Anuncios
Posted in: Ética, Política