Crear empleo despidiendo más barato o pagando menos

Posted on marzo 12, 2012

4



En otros artículos ya he hecho un breve análisis técnico-jurídico de la reforma laboral, exponiendo las continuidades con el gobierno anterior, y he estudiado la Historia del despido improcedente y de los despidos objetivo y colectivo. Como era notoria la alta densidad de reflexiones sobre la reforma, no insistí más por mi parte.

Pero hoy he hablado con compañeros. Me gustaría saber escuchar mejor para mejorar mi percepción de las opiniones adversas. Pero me falta un punto de paciencia para oir con atención, pues mientras me dicen derivo parte de mi energía a planear mi réplica. Es un defecto que no aminora lo suficiente con el paso de los años. Nunca podré ser como Sócrates, ese mago de la mayéutica.

Pero me voy dando cuenta de que (a) cala la idea que transmiten desde los medios de creación (intencionalmente) de opinión o (b) la reflexión libre de algunas personas encaja con esa idea. Algunas personas manifiestan que con la posibilidad de abaratar el trabajo o el despido el empleador perderá un miedo, que supuestamente tiene, a crear puestos de trabajo y contratar trabajadores. Yo nunca he tenido mentalidad emprendedora (celebrando que haya quien la tiene), pero me cuesta creer que la “baratidad” del trabajo y del despido anime mucho a crear puestos de trabajo. A no ser que hablemos de empresas inviables que acepten encargos a un precio tan bajo que sólo puedan contratar en condiciones precarias próximas a las condiciones de la economía sumergida. La incidencia que puede tener ese factor en una creación de puestos de trabajo es insignificante. El empresario más que un problema de costes (laborales, tributarios, otros) tiene un problema de venta, pues con unos consumidores sin renta nadie les compra.

Para crear puestos de trabajo no hace falta una reforma laboral sino una reforma del modelo económico. De eso los grandes partidos no hablan nunca hablan, seguramente porque los que les mandan a hacer las cosas para continuar en su senda de riquezas no lo necesitan. Aunque decrezca ese Producto Interior Bruto de las estadística (tan bruto es) ellos seguirán ganando buena parte si cogen un trozo más grande de una tarta menor, teniendo en cuenta que ellos también comen tarta de otros países en los que también quieren tener cocineros y camareros a su servicio. Para obtener más cacho en el reparto sí que vale esta reforma, como las reformas fiscales que se han sucedido históricamente desde la Transición.

La Historia del empleo en este país demuestra que en los noventa ya este país apreció que tiene una grave problema para dar empleo a la población que quiere trabajar. Hemos vivido un horrible paréntesis en el que hemos escondido ese grave problema del modelo económico debajo de la burbuja inmobiliaria, la construcción, cincuenta millones de turistas igualmente henchidos de consumismo, … Desinflada aquella nos volvemos a ver en las mismas. La creación de empleo desde 1994 hasta 2009 no fue mérito de las cotrarreformas laborales de 1994, 1997, 2002, sino de un engañoso modelo económico.

Los que quieran alternativas, lean y apártense de ese no-pensamiento que es el bipartidismo.

Anuncios
Posted in: Política