Estadísticas sobre la huelga para el #29M

Posted on marzo 8, 2012

15



La huelga es la forma de movilización más contundente que pueden usar los trabajadores en la lucha de clases. En la huelga demuestran que el sistema que alimenta, viste, transporta energía, da cobijo, permite el lujo de quienes absorben cantidades inmerecidas de renta, … no funciona si los trabajadores no acuden a su puesto de trabajo. En la huelga los trabajadores pueden sentir con mayor intensidad una identidad de clase que en otros momentos está menos presente. En la huelga y sus manifestaciones se aprende a defender (en fases histórica de defensa) o a exigir (en fases históricas de ofensiva) los derechos. En la huelga se dan pasos hacia la vertebración de la clase social.

Este artículo es el primero en un ejercicio de reflexión sobre la huelga que voy a hacer durante un tiempo. Empiezo con estadística. Antes de volcar gráficos y expresar unas pequeñas conclusiones quería explicar la fuente de los datos. Los datos de huelgas anteriores a 1986 están extraídos del trabajo de Monserrat Navarrete Lorenzo y Esther Puyal Español titulado Conflictividad Laboral: La Huelga. Concepto, Estadística y Teoría. Estas autoras consiguieron los datos de la Transición de la Sociología Industrial de R. López Pintor y los datos de los ochenta del Ministerio de Trabajo. Los datos posteriores ya pertenecen a las bases de datos del Institututo Nacional de Estadística. También se han obtenido de este organismo los datos de población ocupada. La serie está cortada precisamente porque no encontré datos para los años intermedios. Sin embargo, creo que el resultado ofrece una imagen bastantes significativa.

Empiezo este repaso por el número de huelgas computadas para cada año. Este dato nos da idea de la cantidad de conflictos que se han generado en los centros de trabajo, indirectamente en la sociedad.

Se puede observar como la mayor concentración de huelgas se produce en el periodo de la transición, aunque en los ochenta se produjo una elevación, con huelga general incluída.

El segundo gráfico muestra el número de trabajadores implicados.

En este gráfico se evidencia el enorme peso de la movilización en el periodo de la Transición y el efecto de las huelgas general de 1988, 1992, 1994 y 2002. Como se verá después, el número de participantes debe relacionarse con la población ocupada total. En la Transición participaron en una huelga un tercio o la mitad de los trabajadores. En la actualidad la proporción es de uno a ochenta.

Por no cansar sólo incluyo dos gráficos más. En el primer gráfico se reflejan las jornadas sacrificadas por cada uno de los trabajadores participantes.

En esta penúltima gráfica se ve el efecto inverso a la gráfica anterior. Las huelgas generales de un día hacen que muchos trabajadores sólo participen en un día de huelga, bajando la media de los días dedicados a la huelga por los trabajadores implicados. Destaca igualmente que durante la Transición no sólo había un elevado número de huelgas y un alto número de participantes, sino que también la intensidad de la huelga sea especialmente elevada. El dato de 2004 debe explicarse por la concurrencia de algunas huelgas en las que los trabajadores sacrificaron varios días.

Termino con el gráfico que he elaborado en la consideración de que la significación de la lucha obrera se evidencia en la cantidad de jornadas sacrificadas dentro del conjunto de la población ocupada. En la anterior gráfica se podría determinar la implicación con la causa concreta. En la siguiente, creo que se puede medir el nivel de conflictividad social de la forma más general.

Se ve el enorme sacrificio de la población trabajadora de la Transición. De media todos los trabajadores ofrecían al progreso general tres días de salario. En la actualidad los ocupados sólo sacrificamos una décima de nuestras 200 jornadas de trabajo a la protesta por medio de huelga. Incluso en 2002, con huelga general incluída la aportación de días de huelga por persona ocupada es inferior a media jornada al año.

La conclusión que se saca coincide con la tesis histórica de este blog. Desde la Transición hasta ahora la sociedad española, como otras sociedades occidentales, se ha desmovilizado, desorganizado, desconcienciado. En paralelo se ha producido una concentración y acumulación de fuerzas en las grandes empresas que han obtenido una correlación de fuerzas muy favorable para acometer las contrarreformas que invalidan gradualmente los logros de muchos años.

Anuncios
Etiquetado: ,