El Rey al servicio del neocolonialismo empresarial español

Posted on marzo 4, 2012

7



Durante la gran oleada de neoliberalismo en Latinoamérica, interrumpida por el ascenso a los gobiernos de Cháves, Lula, Kirchner, Morales, Correa, se produjo en ese continente la privatización de las grandes empresas, que fueron a parar en gran parte a multinacionales internacionales, entre ellas las españolas (Telefónica; Repsol YPF; Santander Central Hispano; Banco Bilbao Vizcaya Argentaria; Endesa; Iberdrola; Unión Fenosa; Gas Natural; Dragados, Ferrovial Agroman, SACYR y OHL; Empresa Nacional de Celulosa; Aguas de Barcelona; Mapfre; Iberia; Sol Meliá), que, con los enormes beneficios acumulados durante los años previos y los inicios de la facilidad para financiarse con ampliaciones de capital y endeudamiento, emulaban en los noventa a Cortés, Pizarro, …

Repsol adquirió Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF). Así explica Fernando Solanas en Memoria del Saqueo cómo se desarrolló aquella privatización.

Tras las ocupaciones de los gobiernos por los agentes de las movilizaciones populares contra los efectos del neoliberalismo (Cháves, Lula, Kirchner, Morales, Correa) se han acometido algunas nacionalizaciones, en varios países, lo que genera fuertes campañas de desacreditación de estos gobiernos en los medios españoles. Dentro de esta dinámica, en Argentina se debate sobre la renacionalización de YPF.

Nos hemos enterado de que el Rey de España ha mediado a favor de la multinacional (de capital-origen español) del petróleo. Este tipo de acciones retrata al Rey que mandó a callar a Hugo Chávez o se retiró cuando Ortega denunciaba más acciones neocoloniales de las multinacionales españolas. Es más importante la defensa de los intereses de una multinacional que trata de rebañar beneficios al máximo aunque eso suponga no invertir lo comprometido, explotar a los trabajadores, provocar daños medioambientales y para las comunidades autóctonas, pagar los cánones mínimos, … que una defensa de los derechos de las clases populares, argentinas o españolas. A ver si un día llama a los grandes patrimonios y a las grandes empresas españolas para que contribuyan en el grado que les correspondería en justicia social a la superación de la crisis social.

Meses atrás de México procedía un proyecto de control de Repsol por la petrolera Pemex, que levantó el ánimo nacionalista-español equivalente al que empuja a los argentinos a querer la renacionalización de YPF. Recuerdo a todo el régimen (González incluído) protestar por el intento de la multinacional latina. Desde luego, nunca dijeron los políticos del Régimen que la posibilidad de desespañolización era consecuencia de la desestatalización (quitarla de la propiedad del Estado para pasarla a manos de amiguetes ávidos de capital) en tiempos de González y Aznar. No medió el Rey para que esas empresas quedaran en manos de todos.

Anuncios
Posted in: Política