Tesis de Historia Reciente de España en este blog

Posted on marzo 1, 2012

10



Antonio, un comentarista de este blog, me pidió tiempo atrás que definiera mi planteamiento socialdemócrata crítico. De aquel encargo brotó un boceto de revisión de la socialdemocracia. Me expresaba hoy que mi visión de la Transición quizá sobrevalore la movilización social en la Transición. Empecé a responderle en un comentario, pero se me iba haciendo demasiado largo, por lo que lo he elevado a pequeño artículo.

Yo me considero más jurista que historiador, a pesar de haber estudiado las dos carreras. La Historia que me impartieron en la Facultad, salvo valiosas excepciones, no me permitió encontrar en la Historia un conocimiento aprovechable para mi reflexión sobre la sociedad. Era una Historia desactivada y muerta, un saber cerrado y desconectado de la realidad presente. Supongo que la falta de madurez personal e intelectual aumentó la pobreza de aquel aprendizaje. El Derecho lo estudié con mayor experiencia y detrás de cada conocimiento había casos propios o próximos, que hacía que las normas jurídicas no me fuesen ajenas como los relatos, las estructuras históricas.

Además, creo que las personas, generalmente, con las que más he aprendido Historia no eran historiadores. Ha sido cuando me he acercado a la Historia con más años y con deseos de comprender por qué la realidad es actualmente como es cuando he encontrado amor hacia el conocimiento histórico.

Dicho eso, como Antonio, yo también considero que el progreso, en algunos aspectos desviado (hablaba Ulrich Beck, del que hace años que no leo nada, que hace falta una segunda modernización, ahora con conciencia de los defectos de la primera), debe mucho a los socialismos marxistas o anarquistas, suscitados alrededor de la industrialización, la fábrica, la explotación minera. Sin embargo, en la tesis de Historia Reciente de España en este blog destaco el peso de la presión social en el final de la dictadura y en la Transición porque este país vio como la primera generación de herederos (de-los-socialistas-originales) con fuerza para avanzar hacia la socialización y democratización era aplastada (con mucha resistencia) por las clases oligárquicas, parte del ejército, parte de la Iglesia, potencias fascistas, fascismo interior. La derrota y el genocidio de aquella España Roja fue la causa de que el país tuviera que esperar a los setenta para dar un salto hacia adelante. El Golpe de Estado, la Guerra Civil, el genocidio, la represión, el franquismo fueron el muro con el que las clases dominantes contuvieron la fuerza ascendente de los movimientos obreros y populares.

Durante el franquismo se fue tejiendo un tejido organizativo de oposición clandestina al autoritarismo y capitalismo antisocial de la dictadura. Franco murió mientras en las fábricas y calles amanecía un poder popular que provocaba incertidumbres sobre el atamiento del sistema social. Podemos comprobar que esas fuerzas antifranquistas (que merecen mi homenaje) alcanzaron hasta donde vemos. No había una acumulación de fuerzas suficiente para descartar la monarquía, para circunscribir en la esfera privada la religión, para investigar criminalmente al franquismo, para hacer una democracia más participativa o una ley electoral más proporcional o… para plantear la nacionalización de los bienes y empresas estratégicos.

Desde entonces, en el estudio de las leyes encuentro continuos pasos atrás. Cuando escucho a algunas personas decir que en la Transición se cometió el error de no romper, yo pienso más bien que no se pudo y que el mayor error no estuvo en ese periodo sino en el tiempo posterior, en el que en lugar de progresar hemos retrocedido.

En otros países la acción de socialización y democratización del capitalismo fue más duradera y por eso se profundizó más en la construcción del Estado Social.

Con todo, desde los ochenta se observa una ofensiva neoliberal contra el Estado Social y la Democracia en todos los países occidentales, que fue el club cerrado donde fue posible la construcción de estas dos importantes obras de la Humanidad, con sus graves defectos. No sólo por la disolución de la URSS, sino por la desarticulación generalizada de la sociedad en la que el socialismo y el anarquismo germinó y brotó. También por una concentración, acumulación, privatización y control mediático del capital, en crecimiento.

Muchas veces cuando releo algo que he escrito tiempo atrás me sorprendo al descubrir que lo escrito en ese lejano momento coincide casi milimétricamente con lo que he escrito recientemente. Hoy cuando terminé el comentario, busqué algo escrito meses atrás y la similitud de la idea es muy grande.

Anuncios
Posted in: Historia