Segundo episodio de la guerra social en la #primaveravalenciana

Posted on febrero 20, 2012

6



En agosto de 2011 las fuerzas de seguridad al mando de la Delegada de Gobierno de Madrid, Dolores Carrión, y el Ministro de Interior, Antonio Camacho, protagonizaron el primer episodio de represión policial contra las manifestaciones de protesta frente a las políticas del Gobierno y la visita del Papa a las Jornadas Mundiales de la Juventud (Católica), aunque también habría que recordar la represión policial de CiU en Catalunya.  Escenas de guerra social de ciudanos indefensos contra manadas de polícias armados de sus porras, sus estrategias, sus grupos, su material de defensa. La plaza de Sol cerrada al tránsito. Detenciones de amedrentamiento. Cargas ilegales. Agresiones policiales.

Ninguna dimisión política. Justificaciones. Expedientes aparentes a policías extralimitados.

En aquel episodio pedí al Ministro (derecho de Petición del artículo 29 de la Constitución) una mejora de la identificación de la policía para que no se sintieran amparados por la impunidad del anonimato. Aquel Ministro progresista no respondió. Cuando presenté reclamación por falta de respuesta, me respondieron que los policías no podían identificarse mejor para su seguridad.

En las nuevas escenas de Valencia descubrimos la indefensión de los antidisturbios frente a los manifestantes pacíficos de los institutos de Educación Secundaria. Ironía. Cualquier persona decente siente vergüenza y enfado al ver una actuación policial de brutalidad contra unos adolescentes que reclaman calefacción en su instituto y defienden algo tan sagrado como la educación pública, ahora con Ministro del PP (Fernández), Delegada del Gobierno del PP (Paula Sánchez de León) y Jefe Superior de Policía de la época de Rubalcaba.

Las piezas se van colocando sobre el tablero. Ya no hay burbuja inmobiliaria, especulación, construcción depredadora, crecimiento hueco capaz de esconder las contradicciones del sistema. Ya no hay sobras para las clases populares españolas o griegas. Se procede al reajuste del sistema. Los políticos de los partidos mayoritarios se turnan para reorientar el ordenamientos juirídico. Los poderosos viven en sus palacios de cristal, oro y marfil. Los medios de comunicación procuran que el pueblo se trague la mentira de que el mundo tiene que ser así. Pero los medios con sus mentiras no son capaces de calentar a un estudiante que pasa frío en su aula. Las mentiras al descubierto.

Cuando se acaba el consenso que le gusta al sistema, éste tiene el reemplazo. La represión. Estaba guardada después de décadas de democracia famélica y estado del bienestar en precario. Parece que el pueblo debe volver a ganarse los derechos en una lucha, rota ya la tregua.

Mi admiración a la determinación creciente de estos adolescentes valencianos que desvelan los puños que se esconden tras las mentiras.

Anuncios
Posted in: Política