El abuso del real decreto-ley en la escenificación del “Y tú más”

Posted on febrero 16, 2012

1



Un debate cualquiera sobre el abuso del Decreto-Ley por el Gobierno entre el partido al que le toca gobernar y el partido al que le toca hacer oposición.

Partido al que le toca hacer de oposición:  … Pero desde el punto de vista político un demócrata no puede seguir soportando que a base de martillazos de reales decretos-leyes se destroce un mix energético y se produzca un retroceso. Somos demócratas, señor Soria. Traiga un proyecto de ley; traiga un libro blanco.

Partido al que le toca gobernar: …  Ha terminado usted su intervención diciendo que un demócrata no debe gobernar sobre la base del real decreto. Este es el real decreto uno del año 2012, por lo tanto el primero que este Gobierno ha adoptado en este año. Creo que debería mirar usted hacia otro lado si quiere encontrar verdaderos especialistas en gobernar a través de reales decretos, en vez de hacerlo a través de proyectos de ley en esta Cámara…

Partido al que le toca hacer de oposición: … Segundo, señor ministro, soy un veterano parlamentario de este grupo, del Grupo Parlamentario Socialista; he vivido varias legislaturas, he votado reales decretos-ley y tenía la misma sensación: alguna vez hay que parar. Aprovechen la oportunidad de esta mayoría absoluta…

Partido al que le toca gobernar: … Lo único que lamento es que no expresara exactamente lo mismo hace muy poco tiempo, cuando no gobernaba mi partido sino el suyo…

Ocurrió con motivo de la convalidación del real decreto-ley que elimina los incentivos a las energías renovables. Al escucharlo se me ocurría que dentro de cuatro años podríamos escuchar lo mismo con un intercambio de papeles. Es una evidencia de que, con sus matices, los dos grandes partidos también comparten unas formas, no sólo unos contenido. En el gobierno les embarga la prisa por aprobar estas normas gubernamentales con rango de ley, en detrimento del debate parlamentario. En la oposición les entra de repente una convicción democrática y piden un menor uso del instrumento legislativo o también una reforma del Reglamento del Congreso para dar más posibilidades de control al gobierno.

En las reformas laborales el real decreto-ley se ha convertido en la norma usual. La sustracción del debate parlamentario más grave es la reforma de la Constitución por unos procedimientos de urgencia, que se parecieron a la convalidación de un un real decreto-constitución del bipartidismo.

Mientras las plazas pedían mayor debate, debate directo de los ciudadanos para la toma de decisiones, participación popular, los Gobiernos siguen con sus viejas malas mañas.

Anuncios
Posted in: Derecho, Política