¿Y si el Rey mata a alguien?. Derecho Penal y Monarquía

Posted on diciembre 28, 2011

20



En este video el Rey de España se enfrenta con unos periodistas porque no le ha gustado como se ha informado en algunos medios sobre su enfermedad y rehabilitación. Atiendan especialmente al segundo 32 y siguientes.

Imagínense que tras hacer el gesto de loco de ese segundo, saca una metralleta a la que ha tenido acceso como mando supremo de las Fuerzas Armadas, y acribilla a todos los periodistas presentes manteniendo una risa desquiciada. ¿Estaría cometiendo un homicidio o asesinato múltiple o en serie?. Una vez pregunté esto a mi profesor de Derecho Penal, un fiscal. Su respuesta extrañada por la pregunta fue bastante firme. La inviolabilidad de la persona del Rey y su irresponsabilidad. Lo he hablado con otras personas y hemos llegado a la conclusión de que dentro de España los órganos judiciales en la jurisdicción penal no podrían actuar, aunque en determinados delitos perseguidos por la Corte Penal Internacional el artículo 27 abre la posibilidad de iniciar un proceso, lo que podría ocurrir con la jurisdicción penal internacional de algún otro país. En esos debates poníamos en juicio la validez de la ratificación del Tratado, pero en España el asesinato múltiple del Rey no existiría en el mundo del Derecho Penal.

Habría que buscar un jurista entre mil para encontrar una opinión diferente. Esa opinión podría considerar que la irresponsabilidad sólo alcanza a sus actos políticos y actos refrendados por miembros del gobierno o Presidente del Congreso, pero en el consenso monárquico, pocodemocrático, privilegiadordelaIglesia, unitaristadelanación, … es bastante cerrado entre las dos columnas del régimen, PP y PSOE.

La indignación social sería insoportable. ¿Cómo es posible esa impunidad?. Habría que modificar la Constitución. La sociedad comprobaría que no puede ejercer una iniciativa popular de reforma constitucional, ni con 46 millones de firmas, porque esa capacidad quedó reservada a los diputados. Algunos grupos de la izquierda podrían hacer la propuesta, pero tropezarían con el amplio consenso que exige la Constitución para la reforma de los aspectos referidos a la Corona. ¿Saben que la Corona junto con los Derechos Fundamentales son las cuestiones más rígidas de la Constitución o que es más fácil eliminar el Senado o modificar las Cortes, el Gobierno, el Poder Judicial, el Tribunal Constitucional que maquillar a la Corona?. Si hubiese un amplio consenso habría que disolver las Cortes Generales y someter otra vez la reforma a votación, para acabar con un referéndum preceptivo. Además, habría que romper excepcionalmente con un principio del Derecho Penal, la irretroactividad de las normas penales.

Quizá se pregunten como yo cómo fue posible que se aceptara este modelo de Jefatura de Estado o qué razones tenían los partidos de la Transición para proteger tanto a la figura del Rey. Es posible que se pregunten como yo por qué no promovemos el cambio de Jefatura de Estado o por qué no igualamos la figura del Rey ante la ley al resto de los mortales.

El Derecho Penal no sólo es territorio de inviolabilidad, irresponsabilidad, impunidad para la figura del Rey. También tiene una protección especial. El homicidio de uno de esos periodistas cuesta 10-25 años de prisión y el de un Rey, un ascendente, un descendente, una esposa por la sangre azul tiene mayor valor, 20-30 años, por ejemplo. Especial protección tiene el honor del Rey y de toda su familia real, cuando en Derecho Penal se debate si deben persistir estos delitos en la protección penal. El Código Penal de Belloch de 1995 castiga severamente incluso las injurias que no son graves, como le ha ocurrido a algunos músicos críticos por las letras de sus canciones.

Un aplauso, por favor.

Ovación de dos minutos de los representantes del pueblo al Rey, cuando su imagen de devalúa por otras razones y por el caso de corrupción de su yerno. El bipartidismo dinástico cierra filas. Cayo Lara, Rosa Díez, Uxue Barkos diferencian el respeto institucional de la genuflexión.

La Monarquía es un anacronismo, pero con una regulación como esta es además una incoherencia dentro de los principios constitucionales.

Anuncios
Posted in: Derecho