Queja al Defensor del Pueblo: reto: identificar a la policía de las unidades de intervención

Posted on diciembre 27, 2011

11



Recordarán que en agosto tuvimos un ensayo de represión. Se disolvieron con cargas policiales y sin causa legal manifestaciones de protesta, se impidió la libre circulación por la Plaza de Sol en Madrid, se produjeron agresiones policiales a ciudadanos, se detuvo para intimidar a personas con actitud de protesta pacífica. Con las nuevas medidas de recorte y reforma (ahora capitaneadas por el otro partido del bipartidismo) es bastante previsible el uso de esas técnicas represivas contra la ciudadanía rebelde.

Por ese motivo, promovimos una campaña de regulación más democrática de la actuación policial. Hicimos petición, usando el artículo 29 de la Constitución, al Ministro del Interior para que la policía de las unidades de intervención estuviera mejor identificadas, de modo que no se escondieran en el anonimato para abusar de su autoridad, fuerza física, organización de grupo, armamento… para que no cometieran actos de lesión o de detención. Ya han transcurrido los tres meses desde que presentamos la petición de mejora de las normas de identificación policial y no ha habido respuesta.

Por esa desatención he presentado queja ante el Defensor del Pueblo. No guardo muchas esperanzas de que esta institución sea más receptiva que la anterior. Pero prefiero que sean ellos y no mis prejuicios quienes respondan.

Cuando inicio acciones así, no faltan las voces que me recuerdan que todo es inútil, pues el Estado es un instrumento de dominación. Es posible que los nuevos tiempos de regresión en los países que habían conseguido bienestar y paz social (con seguridad explotando al planeta y a los pueblos empobrecidos) haga que la razón que ya tenían crezca. La falta de voluntad simplemente para imponer una identificación que permita denunciar a los individuos que abusan de su posición da la idea de que no se trata de excesos policiales, sino de estrategia de represión amparada y aprobada por el estamento político.

Reproduzco el escrito de la petición para que vean el sentido común que tenía:

La identificación de los miembros del Cuerpo Nacional de Policía Naciona se regula en el Real Decreto 1484/1987, de 4 de diciembre, Naturaleza, régimen Jurídico, Dependencia, Escalas , Categorías, Relaciones de Personal y Administración del mismo, Uniforme, Distintivos y Armamento (Boletín Oficila del Estado de 5 de diciembre).  La identificación pasiva se debe hacer con la placa-emblema, con indicación del número de identificación personal, en el pecho, por encima del bolsillo superior derecho de la prenda de uniformidad. Para identificaciones activas, a requerimiento del ciudadano, los agentes de la autoridad deben llevar encima el carnet.

  1. Los funcionarios que prestan servicio sin uniforme usarán como medio identificativo de su condición de Agentes de la Autoridad el carné profesional y la placa-emblema, cuando sean requeridos para identificarse por los ciudadanos o en los casos que sea necesario para realizar algún servicio.

  2. Los funcionarios que realizan servicio de uniforme acreditarán su condición de Agentes de la Autoridad con el mismo. No obstante, llevarán obligatoriamente el carné profesional, que será exhibido cuando sean requeridos para identificarse por los ciudadanos, con motivo de sus actuaciones policiales.

Pese a todo, la norma que obliga a los policías a estar identificados y a identificarse (o el derecho de ciudadano de identificar al agente de la autoridad) es una norma coja, ya que no tiene consecuencia jurídica. La Ley Orgánica 4/2010, de 20 de mayo, del Régimen disciplinario del Cuerpo Nacional de Policía, no establece como faltas disciplinarias la inobservancia de esta obligación de identificación pasiva o la negativa del policía a identificarse a requerimiento del ciudadano. Se contrapone esta ausencia de consecuencia jurídica con la tipificación como infracción administrativa de la negativa a identificarse del ciudadano, regulada en el artículo 26 de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.
Está claro que esta norma debe ser cambiada para evitar abusos de autoridad en momentos como el presente, de conflictividad social. Por supuesto, se parte de la certeza que la actividad policial por lo común obedece a los principios de una seguridad ciudadana en democracia. Pero hay comportamientos dentro de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que recomiendan una mejora en la visibilidad de la identificación policial pasiva (en el caso de los antidisturbios de las unidades de intervención policial se podrían poner grandes números a la vista en casco, escudo, uniforme, del mismo tamaño que la palabra policía) o en el establecimiento de cauces para la imposición al agente renuente a mostrar su carnet de identificación activa (en este sentido podrían integrarse dentro de las unidades de intervención policial algún defensor del ciudadano). De esa forma, los funcionarios con tendencia abusiva estarían menos amparados en el anonimato, en el cobijo del grupo de intervención y en casos de exceso, podrían derivarse consecuencias disciplinarias y penales contra ellos, estableciendo las sanciones debidas.
Estos últimos días de agresiones policiales a ciudadanos, casos que conocen porque han declarado que los están investigando, se ha mostrado con mayor claridad la necesidad de corregir esta situación para prevenir casos de violencia policial.
Por todo ello, en ejercicio del derecho de petición del artículo 29 de la Constitución y de la Ley Orgánica 4/2001, de 12 de noviembre, reguladora del Derecho de Petición, le pido la modificación del Real Decreto 1484/1987, de 4 de diciembre, Naturaleza, régimen Jurídico, Dependencia, Escalas , Categorías, Relaciones de Personal y Administración del mismo, Uniforme, Distintivos y Armamento, añadiendo a la placa-emblema el número de identificación policial en los uniformes (en su parte delantera, trasera, brazos), cascos, escudo en un tamaño visible desde diez metros. Asímismo, le pido que esta identificación pasiva sea obligatoria e inevitable, promoviendo para ello, si fuese necesario, modificación de la ley orgánica que establece sanciones disciplinarias.
Anuncios
Posted in: Derecho, Política