Chavista el que lo lea

Posted on diciembre 20, 2011

4



Ya no me engañan más los lectores de este blog. Yo pensaba que escribía artículos con un pensamiento socialdemócrata inmaduro, que intenta corregir graves errores de la socialdemocracia clásica, como confundir bienestar y consumismo, como consumir diez veces lo que nos corresponde según el método de la huella ecológica, como tener un modo de vida abismalmente más cómodo que el de los países que han salido empobrecidos en el juego de la relaciones (imperialistas) económicas internacionales. Yo pensaba que ustedes eran personas inocentes con ánimo de informarse y de debatir con semejantes sin complicarme la vida. Si usted es una de esas personas huya de este blog.

Pero ya no me engañan más. Ustedes son unos chavistas. O periodistas de Gara, ese periódico de terroristas. Y mis compañeros archiveros o funcionarios, todavía no me he aclarado, son unos gandules que se rascan los huevos en vez de atender a los ciudadanos. ¿En qué mundo de inopia vivía yo?.

¿Cómo lo he descubierto?. En un medio de comunicación. Un columnista del diario EL DIA, también chavista porque se llama Andrés Chaves, me ha dedicado un iluminador artículo, sin el cual yo hubiese mantenido mi ignorancia y hubiese conservado mi empeño erróneo de informar al máximo número de personas, con mis escasos medios, sobre el caso de supuesta corrupción en la venta de unos terrenos de Las Teresitas, porque pensaba que la corrupción es uno de esos fenómenos que apartan a las sociedades del buen camino. Sólo uno de ellos, como: el excesivo poder de los empresarios en las sociedades, la propiedad privada de estos empresarios de los medios de comunicación donde se informa el común y donde se absorben sus paradigmas, el reformismo de los políticos a la carta a favor de los empresarios, el periodismo de estómago agradecido, los políticos que prefieren las migajas del lujo a la dignidad, … No sé. Cosas así. Cosas en las que creen los adolescentes de treinta y cuatro años.

A partir de ahora escribiré a mayor gloria de Mariano Rajoy, Paulino Rivero, Esperanza Aguirre, José Miguel Pérez, Dolores de Cospedal, José Manuel Soria, Miguel Zerolo, Guacimara Medina, Casimiro Curbelo, Francisco Camps, Carme Chacón, Gustavo Matos, Ana Oramas, Alfredo Pérez, … Me fijaré en el tipo de periodismo que practica este buen hombre, al que reconozco no haber leído nunca. No sé si tendré que explicar que la extensión de la edad de jubilación es necesaria porque la sociedad envejece (peor) después de décadas en las que las grandes fortunas no comparten, si tendré que justificar guerras en Libia para liberar de forma indolora e inodora al pueblo (y a su petróleo) de una dictadura, si tendré que enumerar la bondades de las grandes obras que no sirven para nada, si tendré que alegrarme cuando un gobierno rebaje los impuestos (de los ricos)… Aprenderé del magisterio del ejemplo. Si trabajar así supone ganar mucho más dinero del que humildemente ahora no gano escribiendo por amor a los perdedores, sea sólo porque la “ópera bufa regional” se convierta en el Réquiem de Mozart.

Por supuesto, he enviado un agradecimiento electrónico a mi mentor:

Hola, señor Chaves.

He visto su magnífico artículo en EL DÍA. Muy bueno. Me ha hecho recapacitar.
Sólo quería explicarle que todos los artículos que escribo tienen horario fuera de trabajo, para quitarle la preocupación que mostró en un par de ocasiones.
A partir de ahora intentaré reorientar mis reflexiones a partir de sus sugerencias.
Un abrazo.

Un primer ejercicio. Mi maestro de periodismo con cerebro en su sitio dice que cree que Cayo Lara nunca se ha bañado. Hace una hora le pregunté por Twitter: “@cayo_lara En un artículo se afirma que tú no te has bañado nunca eldia.es/2011-12-20/cri… Yo supongo que sí, pero necesito que me confirmes”. No me ha respondido. Mi anterior inclinación me obligaría a pensar que o no está conectado o está ocupado o habrá pensado que es una broma de mal gusto. Pero no… Será que es cierto que “el guarro ese no sabe lo que es el jabón”. Voy a borrar el mensaje, está más que confirmado.

Por cierto. Son las 22.00. Escribo esto fuera de mi horario de trabajo, como todos mis artículos. Por si no saben qué acto mío segregó la bilis de este artículo, sepan que fue la promoción de una campaña de petición de la dimisión de Zerolo como senador, que si mantuviese mi anterior estulticia pediría que firmen.

PD. Pido perdón a mis queridos lectores (chavistas incluídos) por esta surrealista entrada, a Gara por llamarlo como se lee más arriba para que sonara “convincente” mi acto de arrepentimiento, a mis compañeros archiveros y funcionarios por hacerme eco del tópico vulgar sobre los funcionarios y a Cayo Lara por mantener una hora un mensaje tan estúpìdo. Por supuesto, mi blog sí está abierto a los comentarios, en los que pueden hacer queja.

Anuncios
Posted in: Ética, Política