El irreconocimiento de algunas víctimas

Posted on diciembre 18, 2011

4



El 25 de septiembre Eusko Askatasuna, Aralar, Alternatiba, sindicato LAB y otros colectivos firmaron un acuerdoen Gernika para impulsar el proceso de normalización política en el País Vasco. En la Historia de este conflicto ha habido muchos acuerdos y declaraciones, algunos en Gernika, pero ahora este concita una gran esperanza.

Esos mismos colectivos han hecho una declaración de reconocimiento y abordamiento del sufrimiento de las víctimas del conflicto. En ella se manifiesta lo siguiente:

Reconocemos el dolor y el sufrimiento que las múltiples violencias han producido en Euskal Herria, y mostramos nuestro pesar a los familiares de las víctimas mortales y a todas aquellas personas que han padecido lesiones físicas o psíquicas, provocadas tanto por la violencia de ETA como por las estrategias represivas y de guerra sucia de los estados español y francés.

Reacciones.

UPyD. El portavoz de UPyD en el País Vasco, Gorka Maneiro, ha afirmado que lo que debería hacer la izquierda abertzale es exigir la disolución de ETA y no pretender “mezclar a las víctimas del terrorismo con otras supuestas víctimas para manipular la historia”.

PP.  El presidente del PP de Bizkaia y portavoz ocasional de los ‘populares’ vascos, Antón Damborenea, ha manifestado en este sentido, en declaraciones a Efe que ‘aquí no ha habido dos bandos; no hemos vivido una guerra’. ‘Aquí lo que ha habido -ha recalcado-, es un grupo terrorista que durante 50 años ha estado asesinando, extorsionando, torturando y expulsando a gente del País Vasco’. ‘Y aquí lo que ha habido -ha agregado-, es una organización terrorista jaleada por una serie de gente que tiene la misma responsabilidad que los propios terroristas en lo que ha pasado durante todos estos años y que han sido incapaces de apartarse de la banda, de condenar sus actos y reconocer el daño que ETA ha causado a miles de vascos’. Damborenea ha manifestado por último que, ‘si son incapaces de reconocer que eso que han estado haciendo es ilegítimo, que no tiene excusa de ningún tipo, estaremos asistiendo a una pantomima que más parecen sucesivos actos de campaña electoral de la izquierda abertzale hasta las elecciones autonómicas que otra cosa’.

Me produce tristeza la inmadurez de esas reacciones. El señor Damborenea simplifica de una forma hiriente. Plantea las cosas como si cualquier persona que simpatice con alguno de los colectivos o con la declaración hubiesen sido inductores de los delitos desarrolados por la banda armada. Criminaliza a cientos de miles de personas. Les exige precisamente lo que están haciendo, reconocer el daño que ETA ha provocado. En cambio, él y el señor Maneiro no son capaces de reconocer que ha habido guerra sucia contra el terrorismo, que se secuestró a un señor llamado Segundo Marey que nada tenía que ver con todo esto, que se detuvo ilegalmente, se torturó y asesinó a José Antonio Lasa Aróstegui y José Ignacio Zabala Artano, … Dicho en sentencias. Con implicación de altos cargos, alguno indultado por sus graves condenas, demostrando lo baja que es la exigencia de reconocimiento y condena para una violencia que se produjo realmente, en comparación con la infinita exigencia que se le hace a la otra violencia.

A mí también me gustaría que los reconocimientos del dolor de las víctimas (cualquiera que sea), la condena de las fórmulas criminales de hacer política y la participación sin violencia fuesen muy sentidos. Pero no creo que las personas que más sobredramatizan esas exigencias tengan una superioridad moral. Más bien veo que el universo en el que hubo diferentes formas de tolerancia hacia el delito con intención política está esforzándose en madurar, mientras que la otra parte se sigue considerando arcangélica. Las familias de las víctimas mortales y las víctimas de lesiones, coacciones, prisiones y purgas del franquismo todavía esperan que el partido heredero de una parte del Movimiento Nacional reconozca el sufrimiento que ese régimen provocó y condenen con claridad la atrocidad promovida. A pesar de la autoridad moral que tienen esas víctima para pedir eso, no piden ilegalizaciones del partido que no cumple con ese deber moral.

Las víctimas de las acciones de ETA merecen el mismo reconocimiento que las víctimas de la aberración franquista, los GAL o las guerras imperialistas en las que España participa sin que su conciencia se despeine.


Anuncios
Posted in: Política