La Santísima Trinidad gobierna en Grecia: deudocracia

Posted on noviembre 12, 2011

5



En el país donde hace veinticinco siglo surgió la democracia, la Constitución empieza así: “En el nombre de la Santísima Trinidad, consustancial e indivisible, la quinta Cámara de Revisión Constitucional de los Helenos APRUEBA la Constitución”.

El 4 de octubre de 2009 los griegos eligieron a su actual Parlamento. Los resultados fueron los siguientes:

Partido Líder Escaños Porcentaje Votos
PA.SO.K. (Partido Socialista) Papandreou, Giorgos 160 43.94 2.995.978
N.D. (Nueva Democracia) Karamanlis, Konstantinos,
(sustituído por Samaras Antonis)
91 33,49 2.283.562
Κ.Κ.Ε. (Partido Comunista) Papariga, Alexandra 21 7,53 513.787
LA.O.S. (Partido Popular Ortodoxo) Karatzaferis, Georgios 15 5.62 383.522
SY.RIZ.A. (Coalición de Izquierda Radical) Tsipras, Alexios 13 4,59 313.231

Con esos resultados se invistió a Papandreu como presidente. En unos meses analizó las cuentas públicas y descubrió que el déficit y la deuda eran mayores que los que se habían hecho públicos por el gobierno anterior de Karamanlis. El déficit público estaba en 12% y la deuda estaba en 113% (unos 300 mil millones). Como en otros países, como España, parte de la enorme deuda generada se debía los déficit formados por la rebaja de impuestos a los ricos o la evasión fiscal (recordemos que en España se recaudan menos de 80.000 millones que en los otros países europeos). En Grecia se agrava por el gran gasto militar asumido en su tensión con Turquía, por los gastos asumidos para la organización de los juegos olímpicos, por la corrupción que encareció todo lo que se hacía, los altos tipos de interés de esa elevada deuda han convertido el pago de intereses en una de las mayores partidas presupuestarias.

Evolución de la deuda pública en países europeos. Fuente: Rebelión

Al mismo tiempo que creció la deuda pública, como en España hubo un endeudamiento privado de familias y empresas por el exceso de liquidez, fomentando un consumismo insostenible, pues la economía griega, igual que la española está especializada en unos sectores que no pueden sostener niveles centroeuropeos de consumo. Se acusa a los griegos, igual que a los españoles, de haber vivido por encima de sus posibilidades. Sin negar parte de esa afirmación, está claro que los griegos de la calle con esa renta ficticia procedente del crédito tampoco alcanzaban el nivel de vida de los que más han ganado y [al desaparecer la facilidad del crédito, bajar los salarios y aumentar el paro] se ven con unas deudas que les amargan la vida, mientras que los que siempre se benefician (los endoparásitos) ganaron más vendiendo, endeudando, pagando menos impuestos, pagando menos salarios y ahora exigen reformas y ajustes que vuelven a beneficiarles (menores salarios, privatizaciones a precio de saldo, impuestos bajos sin cambio, …).

Deuda de las familias en varios países. FUENTE: Rebelión

Ya saben que el endeudamiento público de Grecia se puso en el punto de mira de los especuladores financieros internacionales. Exigieron mayores tipos de interés, elevando la prima de riesgo; la deuda pública recibió peor calificación por las agencias de calificación. El tipo de interés se elevó demasiado y los acreedores-especuladores re resistían a refinanciar. En esa situación el Fondo Monetario Internacional y las instituciones europeas exigían y el gobierno de Papandreu asumía fuertes y rápidas reducciones del déficit (como en España, con un plan de bajar de un 11% a un 3% entre 2009 y 2013), con la oposición de la calle. Llegaron al extremo de tener que recurrir al fondo creado entre la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para “rescatar” países. En realidad, los rescates son sustituciones del acreedor: los bancos ingleses, alemanes, italianos, franceses, griegos se libran de una deuda de la que yan han sacado jugo, dudan su cobro y se la pasan a estas instituciones públicas. Los rescatadores (los ectoparásitos) mantienen el nivel de exigencias de reformas y ajustes contra la población griega.

Dos rescates, pagados de forma escalonada. Ajustes a los más débiles. Reformas laborales. Privatizaciones. Empeoramiento de los servicios públicos. Deterioro de las pensiones públicas. Despidos de funcionarios. Chantajes continuos de los acreedores, uno para cada tramo: “O cumples o no te financio”. Protesta permanente en la calle. Varias huelgas generales.

Los especuladores financieros son un tipo de parásito que procura no matar al organismo que los alberga. Por eso, a veces aflojan la cuerda. Ese era el penúltimo plan, el de hacer una quita de la mitad de la deuda (aunque la mitad después de hacer cuentas no es una mitad completa). Desahogan un poco, pero exigen nuevos sacrificios. Esos sacrificios llevaron a Papandreu a amagar con un referéndum que asustó a los acreedores y provocó uno de esos pánicos que duran unas horas, en las que parece que el mundo se vendrá a abajo.

Hasta ahora los representantes de los acreedores privados, las instituciones privadas se conformaban con reducir a la soberanía e independencia de los estados a un recuerdo nostálgico del pasado. Gobernaban presionando al primer ministro de turno para que pusiera en funcionamiento el programa de prioridad del pago de la deuda. Pero el neoliberalismo quiere hacer mayores demostraciones de fuerza. Ahora exige dimisiones de presidentes de gobierno para imponer a sus candidatos. En Grecia Papadimus, ex vicepresidente del Banco Central Europeo y colaborador con Trichet, supone una revisión de la Constitución Griega. Ahora los primeros ministros no son nombrados por el Presidente de Grecia por quien haya obtenido la confianza del Parlamento; ahora es nombrado por el Presidente de Grecia por persona de confianza de los representantes de los acreedores (FMI, UE, BCE) con formulismo de ratificación por el Parlamento Griego.

No se puede dejar de exponer que sólo dos partidos con representación se han opuesto a esta locura: el Partido Comunista y el Partido de Izquierda Radical. Debemos apuntarlo para comprobar que esa vieja izquierda refugiada en los partidos comunistas y la nueva izquierda nacida en los tiempos presentes deben unirse para hacerse más fuertes en la unión.

La Constitución Griega empieza así: “En el nombre de la Santísima Trinidad, consustancial e indivisible, la quinta Cámara de Revisión Constitucional de los Helenos APRUEBA la Constitución”. Ahora sabemos que la Santísima Trinidad, consustancial e indivisible, está formada por los banqueros privados, las instituciones internacionales y los políticos nacionales a su servicio.

Anuncios
Posted in: Economía, Política