El programa del PP: continuismo del zapaterismo de crisis

Posted on noviembre 1, 2011

7



La concreción del programa del Partido Popular sigue reservada para los sacerdotes del partidos. A sus feligreses y a los paganos nos lo resumen. Detrás de las generalidades esconden las tijeras.

Sin embargo, no he entendido el sobresalto de los devotos de la otra gran iglesia monoteísta, la del PSOE. Sus creadores de opinión han salido a escandalizarse al espacio público. Tal pareciera que el programa concreta las barbaridades que seguramente harán Rajoy, su Consejo de Ministros (¿con Camps?), su mayoría parlamentaria, su sociedad adepta. Pero no es así. El programa está lleno de continuísmo con el zapaterismo de crisis, de tijeras tan grandes como las de Rajoy. El programa se compone de continuidades, ambigüedades, bostezos y diferencias para que tampoco se vayan a creer las dos formas de religión neoliberal que es lo mismo. Por la fuerza de ese continuismo no entiendo bien como esa parroquia sólo se decepciona cuando sus prelados practican los dogmas del neoliberalismo y en cambio se excitan y nos meten miedo cuando la secta de enfrente hace los anuncios neoliliberales, donde el dinero es el único dios.

Para que vean le comento una gran parte de las cien propuestas. Sólo me quedaré con las relevantes, eliminando las propuestas bostezos, las obviedades y las ambigüedades. Interesa ver la zona común y las diferencias. Si alguno de los lectores encuentra alguna propuesta de igualdad o diferencia podemos debatirla con los comentarios.

En resumen, coinciden en demasiadas cosas: la adicción a la estabilidad financiera, ajustando sólo con recortes de gasto; alergia a la fiscalidad progresiva y los impuestos significativos de ricos; reformas laborales precarizadoras; silencio con sus planes privatizadores, bancarización de cajas, de grandes obras de infraestructuras, nada de banca pública o regulación de las transacciones financieras; parálisis de la reforma electoral o del reglamento del congreso para potenciar el control al Gobierno; mantenimiento de medidas de excepción en la legislación antiterrorista; cooperación confesional con la Iglesia; guerras contra pueblos para controlar sus recursos, escudos antimisiles; …

Ante ese conjunto sustancial de coincidencias, ¿en qué discrepan?. En el canon digital; en el momento en el que se cobrará en IVA; en bajar los impuestos mil millones o subirlos mil millones cuando el déficit fiscal y social es de decenas de miles de millones; en el tono con el que se refieren a los emprendedores, la familia o los servicios públicos; la organización de etapas en el sistema educativo; …

En la balanza lo común pesa muchísimo más que lo diferente.

Los creadores de opinión del PSOE tan alarmados podrían constatarlo. Si de verdad quieren evitar las razones de su susto deberían propiciar que la sociedad española escape al secuestro del pensamiento, descubriendo que hay alternativas. Para ello habría que acostumbrar a esa población a mirar más allá de la mediocridad de la alternancia bipartidista.

01. Estabilidad presupuestaria, el saneamiento del sector financiero, la liberalización de la economía, la reforma laboral y el impulso de la competitividad. El pacto del euro y el gobierno de Zapatero no han tenido otra orientación que todos esos principios.

02. Llevaremos a cabo en el primer año de legislatura una revisión generalizada del gasto para el conjunto de la administración. Eso llevan haciendo todas las administraciones desde disminuyeron los ingresos extraordinario de la crisis.

05. Promoveremos una nueva ley orgánica de estabilidad presupuestaria para el desarrollo de la reciente reforma constitucional. Es una ley pactada entre los dos grandes partidos, contra todos los demás, en el proceso de reforma constitucional.

08. Culminaremos el saneamiento y la reestructuración del sistema financiero. No se refiere a otra cosa que a la bancarización y privatización de las cajas iniciada por el gobierno de Zapatero. Ninguno giraría para hacer una banca pública o para regular el sistema financiero.

10. Pondremos en marcha una reforma integral del mercado de trabajo que dé respuesta al drama social sin precedentes que representa un país con cinco millones de parados. El gobierno ha hecho tres reformas: abaratamiento del despido, negociación colectiva atomizada y permisividad con los contratos formativos más desencadenamiento de los temporales.

11. Simplificaremos la tipología de contratos laborales para reducir la temporalidad y dar expectativas de estabilidad, flexibilidad y seguridad a todos los trabajadores y empresas. Todavía Zapatero no había emprendido ese rumbo.

12. Reformaremos la estructura y contenidos de la negociación colectiva. Insistir en la reforma de la negociación colectiva de Zapatero, deducida del pacto del euro.

13. Modificaremos, de acuerdo con la normativa europea, el régimen del IVA para que autónomos y pymes no tengan que pagar el impuesto hasta que efectivamente se haya efectuado el cobro de las facturas correspondientes. Una diferencia, sólo de gestión del impuesto.

14. Impulsaremos una nueva ley para el apoyo a los emprendedores que favorezca las nuevas iniciativas empresariales y el desarrollo de la actividad de pymes y autónomos. Su subrayado de la emprendeduría, concepto muy asumido por socialistas.

15. Aprobaremos un apoyo fiscal, por importe de 3.000 euros, por la contratación del primer trabajador que no tenga la condición de socio de una empresa de nueva creación. Bonificaremos las cotizaciones sociales para los autónomos empresarios que contraten su primer trabajador no socio. La bonificaciones para la contratación, sobre todo para la contratación indefinida ha sido una constante en la que los diferentes gobiernos han gastado grandes cantidades de dinero.

16. Fomentaremos fiscalmente el ahorro a largo plazo mediante la creación de una nueva deducción en el IRPF por el incremento anual del ahorro, que incluya la adquisición de vivienda habitual. Mejoraremos la tributación de las prestaciones de los planes de pensiones. Elevaremos los mínimos familiares. La diferente tributación de las rentas del ahorro y del trabajo fue establecida en 2006.  La deducción de los planes de pensiones no fue eliminada por los gobiernos socialistas, pese a la claridad de que son las grandes rentas las que mantienen estos planes; en cambio, si hizo la reforma de la pensiones públicas.

17. En el impuesto de sociedades generalizaremos la aplicación a las empresas de reducida dimensión el tipo impositivo del 20 por ciento; extenderemos el ámbito de aplicación del tipo del 25 por ciento. Simplificaremos el sistema de deducciones. Aquí Rubalcaba tímidamente habla de eliminar deducciones, pero la gestión de Zapatero no actuó en ese sentido, permitiendo un tipo impositivo efectivo de menos de la mitad del tipo legal.

Ni por asomo en el impuesto de Sociedades o en el de la Renta de las Personas Físicas hablan del gran déficit de ingresos que tiene España con respecto a Europa. Unos noventa mil millones. Este déficit está en la base de muchos de los problemas del Estado y de la sociedad española. Por eso se resalta este silencio de ambos.

18. Desarrollaremos una política energética que garantice el suministro, la competitividad, la eficiencia energética y la sostenibilidad medioambiental. No se compromete claramente contra la energía nuclear y a favor de las renovables. Sin embargo, los compromisos de Zapatero cayeron en saco roto.

20. Actualizaremos la estructura de incentivos fiscales que potencien la inversión en I+D empresarial. Como en el caso socialista, se insiste demasiado en la inversión privada.

23. Suprimiremos el canon digital y lo sustituiremos por nuevos modelos de gestión y retribución de la propiedad intelectual más justos y equitativos, basados en el uso efectivo de las obras. Aquí se quiere diferenciar del PSOE, porque en el debate parlamentario adoptó esa posición, impensable. Quizá tuviera que ver los lazos entre la SGAE y el PSOE.

25. El objetivo es que los puertos españoles se conviertan en verdaderos centros logísticos intermodales de proyección internacional. Promoveremos el desarrollo de una red de Alta Velocidad moderna, sostenible y eficiente, y favoreceremos su conexión con la red aeroportuaria. Política de infraestructuras desarrollista de continuidad, un AVE y una autovía hasta la puerta de la casa. Siendo el país con el peor estado del bienestar (gasto social por persona, por ejemplo) somo el país con más infraestructuras.

27. Aplicaremos a la compraventa de viviendas habituales, de forma transitoria, el IVA superreducido. Actualizaremos la deducción por adquisición de vivienda en el IRPF. Recordemos que el IVA superreducido fue implantado en agosto para que los bancos liberen stock. La deducción en el IRPF ha sido bandera popular.

28. Reformaremos la ley concursal para introducir en los procedimientos de insolvencia de las personas físicas, con las debidas garantías para evitar comportamientos abusivos, mecanismos de liberación de los deudores tras la ejecución del patrimonio embargable. Cualquier parecido con la dación de pago es mera coincidencia. Como saben, el guiño de Rubalcaba es hoquedad, igualmente.

33. Elaboraremos una estrategia nacional para la aplicación y defensa de la nueva PAC. La PAC de las grandes subvenciones a grandes fortunas como centro de gravedad de la política agrícola ha sido una permanencia a lo largo del tiempo, mientras el tercer mundo clama por la eliminación de esa forma desleal de competir.

35. Promoveremos la colaboración internacional en la lucha contra la piratería, coordinando mejor medios y acciones. Se refiere a implantar más operaciones Atalanta de protección del saqueo de los bancos pesqueros de países pobres y sin estado capaz de exigir pesca reglamentaria y tasas de pesca.

38. La educación secundaria tendrá una organización más flexible, que ofrezca vías formativas de acuerdo con los intereses, motivaciones y progresos de los alumnos. El bachillerato constará de 3 cursos, el primero de los cuales tendrá carácter de curso de iniciación. En educación sí puede verse una diferencia de planteamientos, el socialista es más comprometido con la compresividad o integración; sin embargo, nunca ha buscado los recursos sufientes por su cobardía tributaria.

39. Pondremos en marcha un nuevo modelo de selección y formación de carácter nacional para el acceso a la profesión docente, que atraiga a los mejores expedientes académicos y tenga como criterios de selección el mérito y la capacidad. Promoveremos el reconocimiento por ley del profesorado como autoridad pública. Rubalcaba proponía un MIR para docentes. Darle ese título de autoridad es idea sui generis del PP.

44. Estableceremos un marco general de financiación para las universidades que sea suficiente, estable y transparente, que fomente la especialización y la excelencia, reconozca los resultados docentes e investigadores, y promueva la inserción laboral de sus alumnos. Abriremos mayores espacios al mecenazgo, el patrocinio y la colaboración con las iniciativas sociales. La dinámica de privatización universitaria ha sido imparable desde la creación de las universidades públicas de final de los ochenta y principios de los noventa.

46. Impulsaremos un sistema de becas que potencie la excelencia y la igualdad de oportunidades en los estudios universitarios, como factor clave para el éxito de una sociedad. En la política de becas el PSOE ha procurado separarse del PP, aumentando el número.

52. Adoptaremos todas aquellas medidas que garanticen el acceso universal a unas prestaciones de calidad. Lo que dicen en la materia de sanidad no suscita alarma. En este caso sabemos que sin decir nada los gobiernos de uno y otro color, con la incapacidad de ingresos, proceden a los recortes.

54. Estableceremos un estatuto de las personas mayores donde se establecerán principios como la no discriminación, el fomento de la autonomía personal, la participación activa de los mayores en nuestra sociedad y la libre elección de los servicios sanitarios y sociales. Como el PSOE hace grandielocuencia a favor de mayores, dependientes, pero la ley de dependencia no encuentra los fondos suficientes para convertirse en un servicio suficiente.

55. El Partido Popular está comprometido con el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones. Fomentaremos que la pensión sea más proporcional a las cotizaciones efectivamente realizadas a lo largo de la vida laboral. En su estrategia de oposición, como en el canon digital, convirtió el mantenimiento del poder adquisitivo en un estandarte. Sin embargo, con PP o con PSOE, las pensiones españolas siguen siendo dolorosamente bajas.

62. Favoreceremos una inmigración legal, ordenada y vinculada al empleo, acabando con las regularizaciones masivas. Lucharemos contra las mafias y el tráfico de personas. Garantizaremos siempre el respeto a los derechos humanos y a la dignidad de las personas con independencia de su situación legal o administrativa. En el primer momento, el PSOE hizo una regularización de inmigrantes. Hubo una gran bronca entre los dos partidos. Sin embargo, el giro del PSOE en política de inmigración fue radical adoptando el mismo discurso que plantea el PP en su programa.

70. Aprobaremos con carácter inmediato y de acuerdo con los principios que inspiran el Convenio Europeo sobre Acceso a los Documentos Públicos, una ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. Los dos partidos presentaron proposiciones de ley de transparencia. Sin embargo, dejan mucho que desear.

72. Abordaremos la racionalización de estructuras administrativas y costes. Reduciremos el número de altos cargos, personal eventual y los gastos corrientes. Haremos un uso más eficiente de los coches oficiales. Siempre lo dicen, pero la racionalización, de producirse, es bastante pobre.

Ninguno presume en sus programas de las privatizaciones, pero sabemos que los dos tienen un plan de privatizaciones que afecta inicialmente a Loterías y Aeropuertos.

81. Revitalizaremos el Parlamento agilizando los procedimientos de debate y la actividad de los diputados y senadores. Reconoceremos el derecho de la oposición a promover iniciativas sin la utilización arbitraria y el abuso del veto que se ha producido en los últimos años. Recuperaremos el sentido constitucional del decreto-ley. Si leyésemos el programa del PSOE veríamos los mismos principios. Sin embargo, hubo una negación de la reforma del Reglamento. La mayoría sigue teniendo demasiado peso, que impide el control. Se quebrantan los procedimientos: vean como se reformó la Constitución. Se ha abusado del Decreto-Ley para hace reformas y recorte.

Ambos partidos han bloqueado la reforma de la ley electoral. La reforma realizada al final fue sólo técnica y sólo sirvió para que los partidos pequeños tengan mayores dificultades de participación. El PSOE hace unos guiños vacíos en materia electoral y el PP no propone nada en un asunto tan importante para la calidad democrática.

82. Promoveremos un cambio de modelo de la oficina judicial, que la haga eficaz, accesible y transparente para el justiciable, y que asegure la unidad de gestión en todos los órganos jurisdiccionales. Son incontables los compromisos de agilizar la justicia, pero los resultados son escasos.

83. Reformaremos el sistema de penas del Código Penal, introduciendo la pena de prisión permanente revisable, la posibilidad de aplicación de medidas de seguridad postpenales, el cómputo de beneficios penitenciarios sobre cada una de las penas impuestas, y una nueva regulación de la multirreincidencia. Es la reforma penal prototípica del PP, en la que se diferencia del PSOE, que no lo propone. Sin embargo, la oposición del PSOE ante una reforma del Código Penal centrada sólamente en delitos de cuello azul es de bajo volumen. La resistencia a la criminalización de la pobreza hay que buscarla en otros partidos. Por supuesto, la mejora de la tipificación de delitos de corrupoción o de los delitos financieros no entra en ninguno de los programas de estos dos partidos, pues la crisis la tiene que pagar el pueblo.

85. Modificaremos el procedimiento de elección de los magistrados del Tribunal Constitucional de modo que se eviten dilaciones indebidas. Los dos partidos intentan trasladar a a estos órganos a personas de su órbita. Eso ha mantenido a los órganos constitucionales sin renovación hasta cuatro años.

86. Restableceremos el recurso previo de inconstitucionalidad en la tramitación de las reformas de los Estatutos de autonomía. Atribuiremos a la jurisdicción ordinaria el amparo para garantizar los derechos fundamentales, reservando al Tribunal Constitucional el ejercicio de su competencia en los supuestos de interés constitucional de acuerdo con lo que disponga la ley. También es una propuesta para restar saturación al Tribunal Constitucional en la que pueden estar de acuerdo los dos partidos, a pesar de la merma de garantías que supone.

89. No negociaremos con terroristas ni por la presión de la violencia ni por el anuncio de su cese. Una afirmación tan tajante podría parecer diferencial. Sin embargo, la escenificación de la negativa a negociar es patrimonio bipartidista. Tras el fracaso de la tregua en el atentado de la T4 Zapatero también se asoció a esta tesis. Ninguno de los dos partidos hace autocrítica en la política antiterrorista y ninguno reconoce los errores de esa política: la guerra sucia o el abuso de medidas excepcionales.

91. Propugnaremos la estricta observancia del pacto de estabilidad y crecimiento en la gobernanza económica europea. La sumisión al pacto del euro es una brida semejante en ambos partidos.

93. Reforzaremos la relación política con nuestros socios de la comunidad iberoamericana de naciones. El lenguaje paternalista hacia Latinoamérica es también compartido.

94. Contribuiremos a la democratización y al progreso del norte de África poniendo en valor la experiencia de nuestra propia Transición. Con nuestros socios de la Unión Europea contribuiremos a impulsar el proceso de paz en Oriente Medio. En África Subsahariana participaremos activamente en la necesaria modernización y desarrollo económico, político, cultural, sanitario y científico del continente. También coinciden en la verborrea de apoyo al tercer mundo, aunque con ninguno despega la ayuda oficial al desarrollo, se usa para favorecer negocios españoles o se integra a España en guerras como la de Irak o Libia.

Anuncios
Posted in: Política