La batalla financiera desigual entre los partidos del sistema y los partidos críticos

Posted on octubre 14, 2011

2



Cuando llegaron las elecciones locales, salí a la calle. Estaba inundada de carteles pidiendo el voto. Unos más grandes otros más pequeños. Muchos con hombres, pocos con mujeres. Muchos de Coalición Canaria (ponga CiU o PNV si quiere), muchos del PP, muchos del PSOE, pocos de cualquier otro partido. Para encontrar uno pequeño de un partido minoritarios había que apartar veinte de cada uno de los tres partidos grandes, de todos los tamaños. Así es normal que muchas personas crean que la democracia es el sistema político en el que puedes elegir entre tres personas que prometen lo mismo y hacen todo lo contrario.

La pregunta es cómo puede haber tanta diferencia entre las candidaturas del estatus quo y los que promueven otro tipo de políticas. ¿Cómo puede ser tan desigual la competición electoral?. Además de los carteles, hay diferencia en los tiempos que le dan los medios a los tres partidos mayoritarios, casi siempre afines a alguno de ellos, y a los otros. Si siempre hablan ellos tres en televisión y hay personas que sólo se informan en la caja tonta, ¿cómo van a descubrir que hay otras visiones del mundo y otros programas para el gobierno de los pueblos?. Luego la ley electoral potencia las inercias de los recursos y los tiempos en los medios de gran difusión, con un reparto también favorable a esos partidos mayores. El tiempo va apuntalando el sistema para debilitar los resquicios de libertad y de crítica, como se ve en un artículo general sobre estas trampas.

La Ley 8/2007 sobre financiación de los partidos políticos establece los cauces con los que los partidos se pueden financiar. Los partidos reciben subvenciones para su funcionamiento y seguridad, para hacer las campañas electorales y para mantener a los grupos parlamentarios. Además cuentan con las cuotas, el producto de actividades, donaciones, herencias, legados, préstamos.

Mi objetivo en este artículo era estudiar y comunicar los dineros públicos que reciben los partidos políticos: funcionamiento y seguridad, campañas electorales, grupos parlamentarios. En esta primera gráfica se expresa el dinero que el Ministerio de Interior deriva a los partidos políticos en forma de subvención de funcionamiento y seguridad. Pero los datos son bastante esclarecedores.

Subvención estatal a los partidos. FUENTE: Ministerio de Interior. Elaboración propia

La columna azul se refiere a la subvención para funcionamiento ordinario y la columna roja, que sólo se aprecia para el PP y el PSOE, aborda la financiación para seguridad. Sepan que la tercera columna en altura también pertenece al PSOE, pues el partido socialista catalán es independiente a estos efectos. Al PP le pasa algo parecido con Unión del Pueblo Navarro.

El gráfico deja bastante clara la diferencia entre los dos grandes partidos y el resto. A tenor de estos datos se podría decir que el Estado, puesto que el legislador se orienta por los designios de los dos grandes partidos, fortalece el bipartidismo frente al principio constitucional del pluralismo político, con el que seguramente debería conjugar el principio de la representatividad con un mecanismo de discriminación positiva. Es especialmente grave si observamos que ni siquiera se aplica el principio de proporcionalidad: El PSOE obtuvo 11,5 veces los votos de Izquierda Unida en las elecciones de 2008 (el récord de diferencia) y recibe 16,5 veces la subvención.

Los grandes partidos hacen su agosto el 20 de noviembre. Los dos grandes partidos ganarán(PP/PSOE) más de quince millones por la subvención electoral, tanto más cuanto más abultada sea la victoria de uno de ellos, si le aplicamos el método de cálculo de la subvención electoral. Izquierda Unida en 2008 no alcanzó el millón.

Además de la subvención de mantenimiento y seguridad del partido y de la subvención electoral, todos los años PP y PSOE reciben otro millón de euros para el mantenimiento del grupo parlamentario, mientras que los otros grupos parlamentarios reciben algo más de cien mil euros.

Subvención a grupos parlamentarios. FUENTE: Congreso de Diputados. Elaboración propia

En esta subvención el reparto sí está sujeto a una discriminación positiva a favor de los partidos pequeños, pues la ratio entre el grupo más votado y el que menor subvención recibe, Socialista e Izquierda Unida-Esquerra Republicana de Catalunya es de 8,3.

Por eso, cuando elegimos debemos pensar que además del programa de gobierno para los próximos cuatro años (que el PP calla no diciendo y el PSOE esconde diciendo lo que algunos electores quieren oir) y a unas personas, estamos eligiendo a quién damos un subvención de más de un euro en el momento de las elecciones y de unos cuatro euros al años para el mantenimiento del partido. Cada legislatura sólo de estos dos orígenes los dos grandes partidos sacan 180 millones, frente a los 10 de Izquierda Unida o a los cero millones de Izquierda Anticapitalista.

Seguramente se comprobará con la obtención de nuevos datos (de otras subvenciones de Comunidades Autónomas, de subvenciones electorales, de subvenciones de mantenimiento de grupos parlamentarios) que el reparto de fondos públicos es semejante.

Teniendo en cuenta que los grandes partidos atraen más afiliados (muchas veces no por convicción ideológica sino porque ven en ellos la posibilidad de abrirse camino profesionalmente), tienen más fácil el acceso al crédito bancario (que se rumorea que muchas veces se condona) y tienen fórmulas irregulares de financiación (muchos casos de corrupción), la batalla financiera es demasiado desigual.

Ante ello no cabe otra opción que dar pasos inteligentes, llamar a la solidaridad de las personas que no tengan su pensamiento colonizado, abrir brecha cuando se vea oportunidad, colaborar entre todas las pequeñas opciones críticas, trabajar más que los partidos grandes en la calle, … Un día la chispa volverá a prender.

Anuncios
Posted in: Política