El PSOE y la dación en pago

Posted on octubre 14, 2011

0



El programa de PSOE ha incluído la dación en pago de la vivienda para el pago completo de la hipoteca. Esta medida ya pasó por el Congreso. Antes del 15 de mayo, el 16 de junio de 2010, su oposición era absoluta. Así lo niega el diputado Almagro Castro, ante una propuesta no de ley de Izquierda Unida, Iniciativa per Catalunya, Esquerra Republicana de Catalunya:

Por tanto, señor Herrera, más desventajas que ventajas, soluciones pocas y riesgos excesivos. Al final nos encontraríamos con ciudadanos sin vivienda y, lo que es peor, con ciudadanos con mayores dificultades para acceder a ésta, por cuanto en el supuesto de que la medida se aplicara y fuera obligatoria no duden SS.SS. de que las entidades financieras se curarían en salud y disminuirían el porcentaje del préstamo concedido con respecto al precio total de la vivienda o variarían los diferenciales.
Por tanto, mi grupo, el Grupo Parlamentario Socialista, por responsabilidad, ni puede ni debe apoyar esta medida que, cuando menos, es inoportuna y poco o nada eficaz, que genera falsas expectativas para los afectados, que podría lanzar un mensaje a los mercados que acabaría volviéndose en contra de todo el sistema económico de nuestro país y que, por tanto, generaría más y mayores problemas de los que solucionaría.

La proposición no de ley tenía el siguiente texto, después de alguna enmienda:

El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a elaborar un informe, en el plazo de tres meses, que analice la posibilidad de establecer como regla general en los préstamos hipotecarios y para los deudores de buena fe que la obligación garantizada se haga solamente efectiva sobre los bienes hipotecados, en los términos previstos en el artículo 140 de la Ley Hipotecaria y en función del impacto que dicha medida pudiera suponer sobre el conjunto del sistema financiero español.

Fue aprobada con el voto en contra del grupo socialista. Pero el Gobierno no cumplió con la elaboración del informe.

Después del 15 de mayo, con un movimiento social fuerte en la calle, con la conveniencia de hacer guiños, el Gobierno cedió e hizo dos modificaciones en el sentido a través del Real Decreto 8/2011. El entonces Vicepresidente, Portavoz, Ministro del Interior, Candidato lo explicó así:

En relación con este tipo de actuaciones, hay dos fundamentalmente: una tiene que ver con los llamados ingresos inembargables, aquella cuantía de los ingresos que no puede ser embargada, aunque quede una deuda hipotecaria después de subastar el piso o el bien, que la hemos subido. Hasta ahora, eran algo más del SMI, del Salario Mínimo, y ahora los hemos subido hasta el 150 por 100 del Salario Mínimo Interprofesional; es decir, exactamente, hasta 960 euros. Estaban en algo más de 700: de 700 a 960 euros.

Al mismo tiempo, hemos subido la cuantía en la que crece este mínimo por razón de la existencia de gente en tu familia que no tenga capacidad de valerse por sí misma, que no tenga ingresos propios; en concreto, un 30 por 100 adicional por cada uno de los familiares, de tal manera que una familia con dos miembros, sin ingresos propios, tendrá un límite de 1.350 euros. Es decir, por poner tres ejemplos, un deudor hipotecario, una persona a la que le han ejecutado la hipoteca, tiene un mínimo inembargable que ahora pasa a ser cercano a los 1.000 euros desde los actuales 705; casi 1.000 euros. Si tiene dos hijos a cargo, el mínimo inembargable es 1.347 euros, y si, además, tiene, por ejemplo, un jubilado en la familia, cuya pensión está por debajo del Salario Mínimo Interprofesional, también cuenta y tendría exactamente hasta 1.539 euros.

Por tanto, es un conjunto de medidas que lo que vienen es a dar un mínimo vital a aquellas familias que han comprometido sus salarios en su hipoteca y que han visto como el Banco ejecutaba la hipoteca, perdían la casa y los avales que habían puesto para esa hipoteca, por ejemplo sus salarios, se podían ver afectados. Por tanto, hay un mínimo que no se puede ejecutar, que, repito, está en torno a 1.000 euros para una persona que vive sola o para una familia sin hijos, y en torno a 1.300, casi 1.400, euros para una familia con dos hijos. Esto es lo que hemos modificado de acuerdo con los criterios que se establecieron ayer en el Parlamento.

Hay una segunda medida que se refiere a las ejecuciones de los bienes hipotecados, es decir, a las subastas. Saben ustedes que sobre las subastas hay algunos aspectos que conviene mejorar y que hemos creído necesario mejorar. En concreto, tres fundamentalmente. El primero se refiere al número de personas que pueden acudir a las subastas, es decir, a los depósitos que se exigen para acudir a esas subastas. Esos depósitos, hasta ahora, eran un 30 por 100 del valor del bien hipotecado y se baja a un 20 por 100.

En definitiva, ¿qué queremos? Que haya más postores y, por tanto, que haya menos subastas donde no haya gente que acuda a la subasta. Se lo estamos facilitando bajando los depósitos previos que se exigen a estas personas físicas o jurídicas para presentarse a estas subastas.

En segundo lugar, está el precio mínimo del valor del bien y su adjudicación en una subasta, ya sea sin postor, ya sea con postor. De acuerdo con lo que el presidente propuso y con lo que el Parlamento aprobó ayer, se ha fijado un mínimo de valor a los bienes subastados por debajo del cual no puede haber adjudicación en la subasta, haya postor o no hay postor, haya alguien que concurse a la subasta o no lo haya. Ese mínimo es el 60 por 100, de tal manera que, si tú pierdes tu piso y tienes que ir a una subasta, esa subasta quedará desierta porque nadie podrá pujar por debajo del 60 por 100. Nadie podrá conseguir tu piso por debajo del 60 por 100. No podrá haber esas bajas que hay ahora que, en la práctica, son tremendas para quien ha comprado un piso. Finalmente, ve como en una subasta su piso de devalúa y se devalúa, y va perdiendo dinero y dinero.

En resumen, dos medidas que tratan de proteger a las personas que tienen problemas con sus hipotecas: una que fija un mínimo inembargable, algo que no le puede quitar nadie a la persona aunque pierda la hipoteca y pierda el piso; le queda un mínimo, aunque haya puesto su salario como aval. Le queda un mínimo que va creciendo, lógicamente, a medida que tengas más cargas familiares y que va a ser en torno a 1.000 euros para una familia sin cargas y a algo más de 1.300 con cargas familiares; con alguna modificación respecto a si existen pensionistas, que también tratan de mejorar, de aumentar, ese mínimo.

Y, segundo, unas garantías para el caso de las subastas, de tal manera que no pueda haber subastas en donde el precio de las casas a subastar caiga y caiga. Nunca podrá subastarse una casa, o venderse, o adjudicarse, mejor, por debajo del 60 por 100 del precio de tasación.

Son medidas, repito, que tratan de proteger esencialmente a aquellas personas que ven como su hipoteca se ejecuta porque no pueden pagarla.

La conclusión que yo extraigo es que el PSOE no es receptivo a las propuestas sociales cuando está en el Gobierno (2010) hasta que observa que la propuesta social arrastra a muchos seguidores, haciendo algunas cesiones. Cuando está en campaña o cuando esté en la oposición es posible que el PSOE se convierta en gran adalid de propuestas como estas, no por convicción sino como forma de recuperar simpatías entre los movimientos sociales con poca memoria.

Anuncios
Posted in: Política