Pagar menos impuestos e invertir en deuda pública: dos caras de un buen negocio

Posted on octubre 6, 2011

2



Canarias tiene un Régimen Económico Especial (REF). Usted seguramente no sea muy consciente porque no se beneficia mucho ni directamente. Los que sí se benefician en mayor proporción y de forma directa lo justifican con la falacia de que así crean actividad económica y empleo. Se regula en dos leyes estatales: Ley 20/1991 y Ley 19/1994. Esta segunda ley expone que los fines son:

1. Contar con un bloque de incentivos destinados a compensar problemas de discontinuidad territorial y en promover actividades generadoras de empleo o que acrecienten la competitividad interior y exterior de las empresas canarias.

2. Reparar en áreas sensibles de atención debido a las consecuencias estructurales que provocan las problemáticas de capítulos como los del transporte, agua, energía, producciones y comercialización de productos agrícolas de exportación y consumo interno, pesca, telecomunicaciones y, finalmente, proyectos de I+D que utilizan recursos endógenos y cualificaciones especiales.

3. Configurar un sistema flexible en los objetivos de fomento y atención especial, pero sin dañar a la consistencia de una Hacienda local canaria recientemente modernizada a raíz de las modificaciones fiscales de la Ley 20/1991 y al esquema operativo del POSEICAN.

4. Propiciar una función eficaz y creciente de la economía canaria en el Atlántico, mejorando la renta de posición estratégica e incorporando el carácter de frontera sur de la Unión Europea.

Tiene múltiples figuras. En Canarias no se paga el IVA, sino el IGIC. Es el aspecto fiscal más importante del REF. La filosofía del impuesto es igual que la del IVA, impuesto sobre el consumo general, pero con unos tipos menos gravosos. Además también hay ayudas para el transporte de personas y mercancías, que se notan cuando viajamos entre islas o a la península. También hay medidas para el abaratamiento de las telecomunicaciones, energía y agua.

Algunas de las figuras parecen creadas expresamente para el beneficio de las clases mejor asentadas de Canarias, que son las que inspiran a los partidos políticos que hacen las leyes. En teoría servirían para creación de actividad y empleo. A juzgar por los datos de desempleo de la Comunidad Autónoma (331800 parados y la tasa de paro más alta de España), la política de baja presión fiscal y los incentivos no están dando un gran resultado.

Datos de paro por Comunidad Autónoma. Fuente y elaboración: INE

Una de esas primeras figuras es la venta de bienes corporales producidos en Canarias por las personas o entidades domiciliadas en Canarias o en otros territorios que se dediquen a la producción agrícola, ganadera, industrial y pesquera. Hay una bonificación del 50% en la cuota íntegra de los impuestos de sociedades y renta de las personas físicas de los rendimientos procedentes de esas actividades.

Otra es la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC). En ella hasta el 90% de los beneficios de una empresa se detraen del pago del impuesto de sociedades porque se llevan a una dotación para la inversión. El beneficiario tiene tres años para invertir el importe de la dotación y debe mantener cinco años la inversión para liberarla.

Vean los resultados de estos beneficios:

Ahorro fiscal por el REF, en euros. Fuente: Boletín Oficial de las Cortes Generales, Congreso de los Diputados, IX Legislatura, D-528

En un año como 2006 las sociedades y las personas se ahorraron más de mil millones, más de una octava parte del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de ese año.

Para alcanzar los ahorros expuestos, las sociedades y personas han hecho las siguientes dotaciones.

Fuente: Boletín Oficial de las Cortes Generales, Congreso de los Diputados, IX Legislatura, D-528

Como ven, las dotaciones a veces son mayores que las materializaciones. En los casos en los que en el plazo de materialización no se proceda a ella, el beneficiario pierde el derecho a la deducción en la base imponible y deberá pagar impuestos por el importe incrementado de esa base.

La Reserva de Inversiones de Canarias ha pasado por nueve redacciones en el plazo de 16 años. La sensación que da la lectura de esas nueve redacciones es que cada vez se ha abierto más la mano a los beneficiarios para que materialicen las inversiones, de tal modo que parece que finalmente importa menos la creación de actividad y de empleo que la rentabilización financiera de las inversiones. No podemos olvidar que en medio de la burbuja inmobiliaria estas dotaciones RIC se podían invertir en inmuebles APTOS PARA LA RIC, lo que suponía una vergonzosa amnistía tributaria para especular con un derecho social como es la vivienda.

Un ejemplo de ello es la emisión de deuda pública de la Comunidad Autónoma de Canarias del lunes 3 de octubre. En la Orden se hace subrayado de la aptitud de la emisión de esos 200 millones para la reserva de inversiones. Como la ley limita la adquisión de  “títulos valores de deuda pública de la Comunidad Autónoma de Canarias, de las Corporaciones Locales canarias o de sus empresas públicas u Organismos autónomos” al destino de “financiar inversiones en infraestructura y equipamiento o de mejora y protección del medio ambiente en el territorio canario” la orden hace indicación de que esa es la finalidad de la deuda, aunque entiendo que los doscientos millones financiarán todo tipo de deuda acumulada por los déficits de estos años, sin tener una adscripción a obras de infraestructura o protección del medio ambiente.

La deuda de la Comunidad Autónoma (A+) está peor valorada por la agencia de calificación Fitch que la deuda del Estado (AA+). Sin embargo, el Estado por el bono a cinco años tiene que pagar el 4,5% de tipo de interés y la Comunidad Autónoma sólo el 2%, según esa Orden de la Consejería de Hacienda, Economía y Seguridad. ¿Cómo es posible que un tipo de interés tan bajo con una calificación peor?. La respuesta está en mi opinión en los problema que los beneficiarios de la RIC están teniendo para materializar la inversiones, más con la profundización en la crisis.

Fuente: Boletín Oficial de las Cortes Generales, Congreso de los Diputados, IX Legislatura, D-528

Se ve como, a pesar de que cada vez han abierto más la mano para permitir materialización de dotaciones a la RIC, los beneficiarios han tenido que reintegrar a la base las cantidades indicadas en esta última tabla. Entiendo que la emisión de deuda se hace por las necesidades de financiación que tiene la Comunidad Autónoma pero también para facilitar la materialización de 200 millones de la RIC. Es por ello por lo que los inversores aceptarán un tipo de interés que no aceptarían los inversores usuales.

Lo perjudicial del caso para las personas que no reducen su base imponible de los impuestos de sociedades o renta de las personas físicas es que se le está perdonando a estas sociedades y personas el pago de unos impuestos para que creen empleo y finalmente los impuestos perdonados se usan no para crear empleo sino para adquirir deuda pública, aunque sea a una rentabilidad baja.  También hace pensar así la coincidencia del plazo de los bonos, cinco años, con el plazo de obligación de mantimiento de las inversiones materializadas dentro de la RIC.

Yo pago anualmente unos doce mil euros de IRPF. Si me aplicaran estos beneficios, la norma me estaría diciendo que si invierto en deuda pública unos cuarenta mil euros durante cinco años, me perdonarán el pago de diez mil euros del impuesto y me darían 4000 euros de interés. Pero yo no puedo beneficiarme de la RIC.

Mientras estas empresas y personas lavan legalmente en cinco años los impuestos que deberían pagar, las Administraciones públicas pierden una fuente de ingresos que se podría invertir públicamente en servicios públicos, sin generar tanto déficit y tanta deuda. Además de los mecanismos del REF hay en la legislación española infinidad de subterfugios iguales, a los que hay que sumar el fraude fuera de la Ley o la regresividad del sistema. En suma, todos estos inventos suponen que nuestro estado esté infrafinanciado. La mala financiación provoca la necesidad de endeudamiento, la necesidad de privatizar, los recortes en los servicios públicos.

Anuncios
Posted in: Economía, Política