¿Quién la tiene más grande: Rajoy o Rubalcaba?

Posted on octubre 1, 2011

0



Dicen los médicos, psicólogos, sexólogos que casi todos los hombres pasamos en algún momento por una preocupación sobre el tamaño. Es un tema más típico de adolescentes. Nos cuestionamos si entramos en la media. Hacemos competiciones de longitud. Presume el que la tiene más larga. Se acompleja el que la tiene pequeña.

Estos días Rajoy y Rubalcaba han entrado en esa misma disputa adolescente en la precampaña de captación de indecisos. Discuten sobre cuál de los dos la tiene más grande. Es un tema central de la simulación que hacen de su diferencia. Sin embargo, compiten a la inversa que los adolescentes. Aquí gana el que convence al público de que el otro la tiene más grande. El tamaño sí les importa. Los dos presumen de tenerla más pequeña.

Me refiero, por supuesto, al tamaño de las tijeras, la motosierra o el hacha. A estas alturas debería estar claro que los dos partidos y los dos candidatos en los correspondientes puestos de responsabilidad han seguido por unos derroteros parecidos de reformas laborales, tributarias, privatizaciones, contención del gasto social en época de euforia y reducción en época de crisis.

Sin embargo, en su concepción de la ciudadanía es firme la creencia de que los ciudadanos no se han enterados muy bien de los recortes, han comprendido las justificaciones falaces dadas por los gobiernos de turno o se han olvidado. No les falta razón, ya que los medios de comunicación contribuyen con sus bombardeos de informaciones edulcoradas de los recortes a que la gravedad del proceso de deconstrucción del estado del bienestar no haya sido asumida. En ese desconocimiento, dogmatismo, desconcierto, obsolescencia de la información, los dos candidatos y sus respectivos medios intentan convencernos de que el otro partido es el enemigo número uno para los derechos sociales, pensiones y servicios públicos de educación, sanidad, atención social.

Frente a la disputa del “Y tú más” en la que parece que los dos partidos del bipartidismo son muy diferentes, hay que insistir en que los modelos económicos y de intervención del Estado en la economía son muy parecidos. Una economía que procura integrarse en la competencia global a través de reducir costes sociales. Una política económica en la que prevalece lo privado sobre lo público y donde las grandes rentas y grandes patrimonios de grandes empresas, familias y personas son intocables, aunque ello conlleve una presión bajista de ingresos y gastos en servicios públicos.

Del PP cabe esperar ese programa. El PSOE lo ha desarrollado en sus dos etapas de gobierno: González y Zapatero; por lo que también se le puede atribuir este programa. Uno de los peligros que tiene la sociedad es el engaño que este partido “socialista” hace entre el electorado con sensibilidad social y débil formación política. Han conseguido que vean como alternativa a los recortes y opción de progreso a un partido que da dos pasos palante y tres pasos patrás, como puede verse en este resumen de medidas del gobierno Zapatero, medidas de retroceso de una profundidad que el PP hubiese tenido difícil hacer con un PSOE en la oposición agitando la calle, como medio de recuperar La Moncloa.

Las verdaderas alternativas al neoliberalismo residen en otros partidos, como Izquierda Unida, Iniciativa per Catalunya, Izquierda Anticapitalista, Bildu, BNGa, ERC, … Partidos comprometidos con el estado social, democrático y de derecho, con la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. Hay una oportunidad histórica de relanza un movimiento social-político con el 15M, otras movilizaciones, la representación de estos partidos… Se tienen que que sumar otras fuerzas como los sindicatos, sacudiéndose los mayoritarios de sus últimas inercias burocráticas y complacientes.

Anuncios