El proyecto social de Bildu

Posted on septiembre 17, 2011

8



Antes de empezar a escribir declaro mi escaso conocimiento sobre muchos procesos políticos que ocurren en el País Vasco. Me atrevo a escribir sobre esta coalición por aclararme a mí mismo y porque sé que otras personas ni siquiera conceden a este movimiento la presunción de inocencia, porque una de las cuestiones en las que los grandes medios de comunicación españoles son más homogéneos y herméticos es la vasca.

En la percepción que han trasladado esos medios de comunicación sobre la coalición electoral daba la sensación de que Bildu en su programa político sólo tenía un punto: “No condenamos a ETA con la contundencia que nos exigen”. Nada más. Sólo se hablaba de Bildu para informar si tenía asociaciones con el mundo abertzale ilegalizado, para medir si una manifestación de condena a ETA era suficiente, si los miembros del Tribunal Supremo veían indicios suficiente de vinculación con ETA o la izquierda independentista, si el Tribunal Constitucional había eliminado toda duda sobre su distinción con ese entorno, si hacían gestos de confrontación típicos de la izquierda ilegalizada, para amenazarlos con una estricta vigilancia o con una mayor intolerancia si el PP gana las elecciones. En definitiva, sólo se calculaba la proximidad o alejamiento del terrorismo de ETA.

Las “informaciones” emitidas por los medios de comunicación penetran en la sociedad y se cuelan en las inteligencias de quienes no buscan la verdad en el cruce de fuentes. Tengo la sensación de que, en el formato en el que estos medios plantean la línea informativa, a una gran proporción de los ciudadanos les llega la conclusión simplificada de que “Bildu es ETA, ETA es mala; ergo, Bildu es mala”. Después de las elecciones los medios y contertulios les contagian la perplejidad porque Bildu haya sido la segunda fuerza más votada de Euskadi en las elecciones locales del 22 de mayo de 2011, con uno de cada cuatro votos, sólo por detrás del PNV, por delante de PSOE o de PP.

Siendo un desconocedor del tema, pero una persona que intenta mirar sin los prejuicios que extienden nuestros medios de información o de intoxicación, me quiero acercar un resumen programático de 17 medidas en las elecciones al Parlamento de Navarra de Bildu. Allí se ven los puntos que mucha gente de izquierda defiende: apuesta por el servicio público; aspiración por la lucha contra el fraude fiscal y recuperación del impuesto de patrimonio (antes de que el candidato Rubalcaba se lo pidiera a su gobierno para aparentar que está a favor de la justicia redistributiva); mejora de pensiones y salarios; participación ciudadana; memoria histórica. Por supuesto, incluyen también propuestas en clave nacionalista: euskera, construcción de una Comunidad Autónoma con Navarra. Desde luego, tienen mucha más credibilidad en su defensa que partidos como el PSOE que ha prometido similares actuaciones y ha tomado el camino contrario.

Sería conveniente que todos los partidos condenen los asesinatos de ETA, como sería conveniente que todos los partidos condenen el golpe de estado de Franco y su represión incluso después de la victoria o la guerra de Irak o la guerra de Libia o la operación de ejecución extraprocesal de Bin Laden en un país soberano por un escuadrón de la muerte del ejército de los Estados Unidos, según la versión oficial. Lo que no está bien es el doble rasero, exigirle a un partido crítico comportamientos sumisos y permitir a los partidos que establecen la opinión pública toleracias con actos deleznables, sin que nunca se les pueda exigir condena.

Peor todavía es satanizar a una organización política por ser rebelde en un mundo de silencios cómplices con grandes crímenes y políticas contra los pueblos. Ya nos gustaría a muchos tener en nuestras regiones una opción crítica con el calado que tiene Bildu en el País Vasco.

Posdata: Varias personas me han preguntado si se puede votar a Bildu. Respondo. El 20N sólo se podrá votar en las provincias donde presente candidaturas, tanto en el Congreso como en el Senado (seguramente las provincias vascas y Navarra), incluyendo el voto por correo de los censado en esas provincias. Los votos a Bildu fuera de esas circunscripciones serían nulo. En las elecciones locales y autonómicas ocurriría algo similar. Donde sí se podría votar a un partido así fuera de su ámbito son las elecciones europeas. En 1.999, EUSKAL HERRITARROK alcanzó 306.923 votos en toda España, 225.796 votos fueron emitidos dentro del País Vasco y 45.146 en Navarra; por lo obtuvo que 25.991 votos en territorios exteriores. Por ejemplo, en Canarias sacó 1.104 votos.

Anuncios
Posted in: Política