También necesitamos 60.000 votantes el #20N en Las Palmas

Posted on septiembre 9, 2011

0



En 2008 el último diputado de la provincia de Las Palmas por entrar en el Congreso de Diputados con el método D´Hont de reparto de los escaños obtuvo 52.266 votos con un 67,81 de participación. En 2004, el último diputado elegido alcanzó 52248,75 votos con una participación de 67,72%.

60.000. Más o menos, esa es la cifra de votos que necesitamos para que entre en el Congreso una voz ajena al bipartidismo de las reformas laborales, la prolongación de la vida laboral hasta los 67, la privatización de las cajas o los aeropuertos, la debilitación trabajadora en la negociación colectiva, la reducción de salarios de empleados públicos o de ayuda oficial al desarrollo, el aumento de los impuestos indirectos y la disminución de los impuestos a grandes rentas, patrimonios y herencias y grandes empresas, las ayudas a bancos, la limitación de la jurisdicción penal internacional para perseguir a genocidas como los sufridos por el pueblo palestino, la conservación de la ley electoral que protege el bipartidismo, la modificación exprés de la Constitución, los privilegios a los políticos profesionales, la tolerancia con la corrupción, …

En 2011, en las elecciones autonómicas, sólo en Gran Canaria, LOS VERDES, 9.049; IZQUIERDA UNIDA CANARIA, 5.252; ALTERNATIVA CIUDADANA SI SE PUEDE 2.453; PARTIDO COMUNISTA DEL PUEBLO CANARIO, 1.189; PARTIDO HUMANISTA, 628… En total, más de 17.000 votos. En Lanzarote estos partidos consiguieron unos 3000 votos y en Fuerte ventura unos 1000. En total, unos 21.000. Estos cálculos ya los hice para Santa Cruz de Tenerife, donde los resultados de las autonómicas fueron mucho más positivos y se veía que la representación estaba al alcance de la mano.

El objetivo de los 60.000 está un poco más alejado, pero las estrategias de colaboración, cooperación, coordinación en las campañas de sensibilización, concienciación, movilización entre todas esas opciones-con-una-visión-y-un-programa-alternativos podría tener futuro, si opinamos que en el presente es muy difícil. Tampoco habría que descartar una sorpresa si tenemos en cuenta el desencanto de parte del electorado del PSOE y de la indignación de muchas personas. Somos muchas las personas que estamos deseando escuchar muchas voces críticas en el Congreso de Diputados, en el resto de instituciones y sobre todo en la calle.

Termino manifestando que sé que hay matices que dividen y que las colaboraciones, cooperaciones y coordinaciones no deberían ser sólo electorales, pero necesitamos limar asperezas y usar también la vía de las elecciones. El momento histórico de acoso y derribo al Estado del Bienestar y a la Democracia lo exige.

Anuncios
Posted in: Política