El gobierno se empeña en que los ricos no paguen más impuestos (III)

Posted on agosto 28, 2011

11



Después de contar cómo resultaron los intentos de imposición a los que más tienen y a las rentas más altas, falta narrar sólamente lo ocurrido recientemente.

En los últimos meses se relanzó la cuestión por varios motivos: en otros países se están implantando impuestos de este tipo, algunos ricos americanos y franceses han hecho público su deseo contribuir más (aunque sea un disimulo por su parte, los millonarios españoles no han llegado a eso, no sea que alguien lo tome en serio), el candidato del partido que sostiene al gobierno también ha revelado la intención de ejecutar medidas así, contrarias a lo que ha hecho el Gobierno durante la legislatura. En las dos ocasiones anteriores la apertura del debate se cerró con un progresivo enterramiento, que apenas se percibió fuera de la sociedad que se preocupa bastante por estas cuestiones. ¿Ocurrirá lo mismo en esta ocasión?.

En el Congreso, el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya Joan Ridao preguntó al presidente por este asunto, quien contestó presumiendo de haber trabajado por la progresividad más que nadie – ya no me asombran estos mensajes autohagiográficos del presidente después de haberlos escuchado en decenas de ocasiones.

No ha podido objetar todas las medidas que hemos aplicado en materia tributaria para fortalecer la equidad y la progresividad fiscal. Y le he dicho: ¿puede haber otras? Sí, podrá haber otras. ¿Tienen derecho el Partido Socialista y el candidato a incluirlas en su programa electoral? Sí, y además me encantaría que las pudiera debatir con usted lógicamente, y que fuera usted también el que pudiera desde aquí preguntarle a ese candidato en el futuro, después de las elecciones.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministro del 19 de agosto de 2011 le tocó el relevo a la vicepresidenta económica. Una periodista le hizo una pregunta:

La segunda pregunta es si el Gobierno descarta, o tiene sobre la mesa, o estudia, la vuelta del Impuesto sobre el Patrimonio, que está bonificado al 100 por 100, que usted reconoció que quizá no había sido el mejor momento para dejarlo sin uso, y que los técnicos de su Ministerio reconocen que están trabajando para reactivarlo.

La vicepresidenta en ese tono desabrido y prepotente que caracteriza a un gobierno que se molesta cuando los periodistas hurgan en las medidas antisociales y en la falta de actuaciones con los más fuertes,  que estropea su campaña de declaración de pertenencia a la izquierda, más sensible que la derecha a los problemas sociales, hizo una respuesta evanescente. Me recuerdan los gobernantes así al cerdo Squealer en la Rebelión en la Granja, de Orwell; los animales habían expulsado a los humanos explotadores de la granja; pronto los cerdos, líderes intelectuales de la rebelión y organización animalista de la granja, adoptan privilegios y medidas perjudiciales para los animales de la Granja Animal; Squealer les asusta con el pasado: ” ¿Sabéis lo que ocurriría si los cerdos fracasáramos en nuestro cometido? ¡Jones volvería! Sí, ¡Jones volvería! Seguramente, camaradas —exclamó Squealer casi suplicante, danzando de un lado a otro y moviendo la cola—, seguramente no hay nadie entre vosotros que desee la vuelta de Jones”. Así respondió la vicepresidenta y ministra:

Sobre la última afirmación debo decirle que me sorprende porque, como de todos es sabido, los técnicos del Ministerio de Hacienda nunca dicen en lo que trabajan. En todo caso, ya les anticipo que hoy lo que hemos visto de medidas de consolidación fiscal son las que les he explicado. Es verdad que en alguna ocasión he manifestado que, si hubiéramos sabido la profundidad de la crisis, no hubiéramos eliminado el Impuesto de Patrimonio en el año en el que lo eliminamos. Por supuesto que esa afirmación la sigo diciendo pero, en todo caso, está eliminado desde esa fecha. Como saben, además, afectaba, fundamentalmente, a las clases medias y eso lo convertía, en todo caso, en un impuesto que no servía para los fines para los que inicialmente se había diseñado.

Humo. Ese mismo día aprobaba una rebaja del IVA para que banqueros y promotores vendan más fácilmente las viviendas que una sociedad española sin salarios o con salarios devaluados no puede adquirir.

Todo nos orienta y desanima a pensar que en el tercer episodio de este empeño porque los ricos no paguen más impuestos, cuando el estado lo necesita, el final será igual que en los dos casos anteriores. Ya para terminar esta larga historia, le damos el turno de poner un epitafio al socioliberalismo fiscal de Zapatero a su fiel y blanco escudero: “Hace ocho días la vicepresidente respondió (sic) a esa misma pregunta”. Ya sabemos cómo. Dos días después, en un mitin, donde no rinden cuentas sino prometen la luna, el candidato promete lo que su gobierno ha negado tres veces y el portavoz del gobierno reta a la otra facción del bipartidismo turnista a apuntar en su programa el impuesto a los ricos. ¿Usted, qué piensa?.

Anuncios
Posted in: Economía, Política