La Historia está apurada

Posted on agosto 26, 2011

0



¿Se han dado cuenta de lo rápido que ha rotado La Tierra durante el mes de agosto?. Pensaba que un mes sólo duraba treinta días, como mucho treinta y uno. Pero este mes hemos acumulado el cambio histórico incontenible en un sólo ciclo lunar.

¿Se acuerdan de las serpientes de verano, como noticias de relleno de los periódicos?. ¿Recuerdan la cortedad de los mentirosos, nombre que Juan Burra puso a los diarios, “que aguantan todas las mentiras que le echen”, en el mes octavo, augusto por la gracia del emperador?.

A mí se me hace increíble el recuento de ocurridos:

– Estado de excepción en la plaza Sol sin declaración. Suspensión del derecho de circulación libre en una de las plazas más importantes de España. Un pulso entre la cordura de la rutina y el desvarío de la avaricia, entre soñadores y calculadores de pérdidas imaginarias.

– Violencia policial. Bandas de matones disfrazados de agentes de seguridad ciudadana batiendo la noche, cargando contra ciudadanos decepcionados por la fealdad de la sociedad, golpeando para demostrar la autoritaria superioridad de los grupos organizados, deteniendo indebidamente para inyectar miedo en las venas de la indignación.

– Reconquista de la Iglesia del espacio público. Subvenciones, arrodillamientos y besos en el anillo de autoridades políticas, cobertura interminable de una visita confesional en los medios públicos de comunicación.

– Nuevo decretazo de recortes o facilidades para los bancos con almacenes de casas invendibles, menos IVA para que banqueros y promotores vendan mejor.

– Derribo del gobierno libio. Finalmente las potencias occidentales, con el apoyo de naciones subalternas como la española, liderada por el negador de la guerra de Irak, han tumbado al gobierno de Gaddafi en una supuesta operación de protección de civiles libios, supuestamente masacrados. Se les abre el camino de la rapiña petrolífera.

– Reforma constitucional. Nada menos que para clavar en ella una bandera del neoliberalismo.

– Enésima reforma laboral de recorte de derechos. Ampliación de los contratos de formación que no preparan a nadie y precarizan a todo el que lo sufre y creación de un nuevo contrato indefinido, el temporal estirado hasta donde alcance la voluntad empresarial.

Es como si la Historia tuviese prisa por alcanzar su meta… ¿Quién empuja?.

Anuncios
Posted in: Historia