Reunificación del “nacionalismo canario”, una “buena noticia”

Posted on julio 31, 2011

2



En el blog del Presidente del Gobierno de Canarias se reclamó una voz fuerte del nacionalismo canario. Supongo que reivindica una reconciliazación de Coalición Canaria con Nueva Canarias y una continuidad en la coalición con el Centro Canario Nacionalista o el Partido Nacionalista Canario.

Recordemos que todos ellos han estado unidos en más de una ocasión desde que en 1.993 Manuel Hermoso lanzó una moción de censura contra Jerónimo Saavedra. En aquel momento la variable nacionalismo canario se impuso finalmente a la variable izquierda-derecha en las políticas de pactos de partidos tan diferentes ideológicamente como eran Iniciativa Canaria Nacionalista (procedentes de partidos de izquierda) y las Agrupaciones Independientes de Canarias (donde destacaba la Agrupación Tineferña Independiente (ATI) y se vincula a la derecha). Hubo en esos años una fuerza centrípeta de unión, que dio lugar a Coalición Canaria.

Siempre ha habido fuerzas centrífugas también, como el intento de Juan Manuel García Ramos de formar una Federación Nacionalista Canaria en 1.999, alrededor del Partido Nacionalista Canario.

Sin embargo, la mayor crisis de cohesión se produce cuando en 2003 Adán Martín incumple una promesa interna de dar la Vicepresidencia y la Consejería de Economía y Hacienda a Román Rodríguez, que siendo Presidente en 1.999 había dado esos cargos a quien ahora incumplía. El Consejero de Economía y Hacienda fue finalmente Jose Carlos Mauricio, ¿cómplice?, y María del Mar Julios fue vice.

Sé que suena muy personalista, pero creo que fue así como ocurrió el inicio del fin la separación más grande de estas familias del nacionalismo. Si no me equivoco, valoren lo que importa a los políticos profesionales (a una buena parte) los valores o los programas. Más abajo hay más datos que apuntan en este sentido.

En esta historia personalista del nacionalismo canario (me gusta como los llama Pepe Alemán: “nacionaleros”), contentaron a Román Rodríguez mandándolo al Congreso de Diputados en las elecciones de 2004, donde compartía cama y macarrones con Paulino Rivero. Hubo desacuerdos entre ellos, hasta que… se crea el partido de Nueva Canarias y se rompe el grupo parlamentario en el Congreso de Diputados. En su aventura divisora le acompañó gran parte de lo que había sido ICAN, escenificando la diferencia ideológica entre ambos.

Desde ese momento, las mayores críticas a Coalición Canaria venía de este nuevo partido, que identificaba a Coalición Canaria con ATI. Hubo una conexión de Nueva Canarias con el discurso muy crítico hacia Coalición Canaria del capitán socialista de 2007, Juan Fernando López Aguilar. De este modo, se revivía la estrategia de pacto de un partido nacionalista diciéndose progresista y el PSC-PSOE. Gobiernan en esa alianza muchas instituciones de Gran Canaria, sobre todo el Cabildo.

Pero la vida nos da sorpresas. En 2.011 el PSC-PSOE de José Miguel Pérez García se aproxima a Coalición Canaria y enjuaga su gran derrota electoral con el poder que obtiene en un pacto que reedita también pactos pasados, como el de 1.991 entre Saavedra y Hermoso, con desenlace conocido.

Nueva Canarias se ve fuera del poder. Dicen que estos partidos pasan mucho frío en las oposiciones. Se oyen últimamente muchos rumores de un posible pacto entre Nueva Canarias y Coalición Canaria. Volvería el hijo pródigo a casa. Es cierto que dos no hacen pareja si uno no quiere. Pero se van entendiendo. Hoy han anunciado el enlace electoral.

Más arriba decía que hay mucho personalismo y necesidad de colocar a los afines en los puestos de trabajo institucional en las decisiones de unión o separación. Vean. Preguntado al respecto, según el Diario de Avisos, se respondió así:

Rodríguez, que asegura contar con, al menos un diputado en las Cortes, no eludió aquellos asuntos que actualmente separan a ambas formaciones, entre los que citó la exclusión de Nueva Canarias de las 16 comisiones en el Parlamento y, sobre todo, por el pacto de CC y PP en el Cabildo de Gran Canaria y los ayuntamientos de Telde, Firgas y Moya. “No son obstáculos insuperables”, añadió, “pero sí habrá que resolverlos”.

Carmelo Ramírez se manifiesta de forma semejante en una entrevista en La Provincia:

No se entendería que se pudiera avanzar en una confluencia de carácter electoral y estar enfrentados en algunas de las principales instituciones de Gran Canaria. No se entendería ni a nivel interno ni desde el punto de vista electoral. Por tanto, para que sea creíble una confluencia electoral se debería dar también en las políticas de alianzas que hay en las instituciones de Gran Canaria de forma simultánea, aun en el supuesto de que llegáramos a consensuar todos los temas para acudir juntos a unas elecciones generales.

Por el lado de Coalición Canaria, Antonio Castro también ha reconocido las ventajas de la libre asociación de nacionalismos en discordia:

Como mínimo, deseo que nos entendamos fundamentalmente con Nueva Canarias para estas elecciones. Después será cuestión de articular la unidad nacionalista en torno a Coalición Canaria.

Pero no todos los nacionalistas de Coalición Canaria miran cándidamente hacia el hijo pródigo. Algún novato en esto de ser nacionalista canario, Ignacio González, ha suspirado en el camino por un emparejamiento con su antigua murga, el Partido Popular.

Este pequeño relato histórico-personalista (detrás hay fuerzas profundas: una gran burguesía detrás de ATI, unos universitarios de la transición con deseos de respirar los privilegios de la política en NC, amigos políticos que colocar, leyes electorales que favorecen a tres partidos en Canarias, programas políticos de estos partidos en los que el Régimen Económico y Fiscal de Canarias parece un instrumento para el beneficio de los canarios, proyectos de grandes obras como la del tren de Gran Canaria, tolerancia a la corrupción como se manifiesta en la designación de Zerolo como senador, para darle fuero en el Tribunal Supremo) sólo es el preámbulo de la buena noticia.

Sería una buena noticia que Nueva Canarias vuelva a la casa nacionalista. Mientras ha estado fuera ha provocado demasiados equívocos. Se la ha considerado como una fuerza de progreso por los orígenes tan nobles que tuvo (me recuerda a lo que le ocurre al PSOE, que ha estropeado la herencia de Pablo Iglesias, Fernando de los Ríos, Indalecio Prieto, Juan Negrín). Incluso un movimiento nacional de convergencia política, Espacio Plural (Iniciativa per Catalunya, Chunta Aragonesista), incluía a Nueva Canarias en su interior. Asumí el pacto de XTF (con Izquierda Unida dentro) con Nueva Canarias como estrategia para superar las barreras electorales antidemocráticas de Canarias, pero… ¡Ufff!. Por lo expuesto en el párrafo anterior, creo que su nuevo matrimonio de conveniencia con Coalición Canaria clarifica mucho que Nueva Canarias no vive en nuestro mundo.

Me alegraría doblemente si Roque Aguayro, Antonio Morales y otras personas valiosa finalmente rompen amarras en ese puerto y se vienen a proyectos de convergencia de la izquierda.

Anuncios
Posted in: Historia, Política