Los personajes de Cien Años de Soledad

Publicado en julio 24, 2011

0



José Arcadio Buendía, hombre fuerte e inquieto, que intenta encontrar oro con un imán, defenderse de enemigos que no tiene con lentes o llegar a conclusiones geográficas o astronómicas confirmadas mucho tiempo antes por la ciencia. Se llena de frustración cuando descubre que Macondo está tan alejado de los progresos de la Humanidad, pero Úrsula crea lazos con ese mundo exterior a Macondo. Es bisnieto de otro José Arcadio Buendía, que entabló en la ciudad de Riohacha con los bisabuelos de Úrsula Iguarán, adonde venían aquellos huyendo de los fantasmas en forma de piratas ingleses que perseguían a la bisabuela de Úrsula. Es padre de otro José Arcadio Buendía y de Aureliano, también de Amaranta. Al final de sus días enloquece, tras la muerte de su amigo Melquiades. Se pasa los días hasta su muerte atado a un castañero del patio de su casa. Muere después de Arcadio José (hijo).

Úrsula Iguarán, esposa de José Arcadio Buendía. Llena de realidad, procura aconsejar a su marido cuando la obsesión puede con aquel. También es temerosa de que su relación matrimonial con José Arcadio traiga sufrimientos para la familia, por una superstición que tiene. Esa superstición es la que les lleva a Macondo desde Riohacha: como Úrsula no quiere tener hijos se pone unos pantalones de castidad; el pueblo lo rumorea y en una pelea de gallos un vecino se mofa de José Arcadio, que lo mata; cuando se le aparece el fantasma de aquel el matrimonio opta por huir y ganan otros colonos, con los que van a Macondo. Allí dirige la familia en los asuntos cotidianos. Cuando se escapa su hijo mayor lo sigue, no lo encuentra pero conecta Macondo con el resto del mundo, pues descubre una vía hacia este que su marido ya daba por imposible. Durante mucho tiempo se dedica a hacer caramelo, causa de un pequeño negocio. En un determinado momento comprueba como han crecido sus hijos y decide aumentar la casa de los Buendía. Es el centro de gravedad de la casa, a su alrededor giran los otros personajes cuando se muere su marido; adquiere un halo de autoridad hacia los otros personajes, que en algunas fases se acercan y en otras se alejan de la casa fundacional. Cuando va entrando en la vejez es apartada por Fernanda del Carpio, la esposa de Aureliano Segundo, hijo de Arcadio, nieto de José Arcadio y bisnieto suyo. Fatalmente va perdiendo la vista, pero ella se las apaña para que nadie logre notarlo: utiliza su inteligencia y un uso más intenso de los otros sentidos. Muere muy vieja y menguando, entre locuras seniles y lucideces.

Melquiades, gitano que trae a Macondo las maravillas del mundo, para la admiración de José Arcadio Buendía. Muere bien pronto en el relato. Desde muy pronto un nuevo grupo de gitanos informa a José Arcadio de que Melquiades había muerto, pero el buen amigo de José Arcadio regresó cuando la plaga del insomnio hacía estragos en la memoria de los vecinos de Macondo. Se queda en Macondo, en la casa de José Arcadio Buendía. Muestra a su anfitrión el último de sus intereses, el daguerrotipo, que estimula en José Arcadio el propósito de demostrar la existencia o inexistencia de Dios. Dedica sus últimos tiempos de vida a descifrar profecías de Nostradamus. Es el primer muerto de Macondo. Todavía después de su muerte se aparece por la casa, sobre todo a Aureliano Segundo.

José Arcadio Buendía (hijo). Cuando llega a la adolescencia se le descubre un portentoso pene, que le conduce a una vida de sexo con Pilar Ternera, naciendo Arcadio. Cuando aquella queda embarazada y se lo comunica, el muchacho escapa con unos gitanos. Tarda muchos años en volver, cuando lo hace su hijo ya es un adolescente. En los años de ausencia se ha dedicado a dar vueltas alrededor del mundo como marinero, exhibiendo en todos los lugares que visita la enormidad de su miembro. Al regresar a Macondo seduce a Rebeca, que abandona su intención largamente determinada de casarse con Pietro Crespi, y se casa con José Arcadio. Rebeca lo doma y lo convierte en un marido trabajador. Salva a Aureliano cuando va a ser fusilado por ser coronel de los liberales. Muere misteriosamente asesinado por un disparo, cuya procedencia nadie averiguó.

Aureliano Buendía. El segundo de los hijos de José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán, se interesa por la orfebrería y atiende apasioadamente a los amoríos de su hermano mayor con Pilar Ternera, en su momento. Con los años también el tiene un hijo con Pilar Ternera, Aureliano José. Se enamora de una hija muy menor del corregidor que manda el gobierno cuando es consciente del crecimiento de Macondo. Con la ayuda de Pilar Ternera consigue la mano de la pequeña Remedios. Pero la niña mujer no tarda en morir y Aureliano regresa a su trabajo de orfebrería. En la integración de la política en Macondo, Aureliano toma partido por los liberales cuando observa las trampas de los conservadores, entre los que se encuentra su apreciado suegro, Apolinar Moscote, el corregidor del pueblo, y los abusos de los militares al mando de ese gobierno en Macondo. Cuando se abre una guerra civil Aureliano lidera a los jóvenes de Macondo en esa guerra y a favor de los liberales. Se convierte en un importante coronel de los liberales que se levanta una y otra vez contra el gobierno. Sobrevive a envenamientos, atentados y a un fusilamiento. Después de concluir con determinación una guerra que le ha podrido el alma, intenta frustradamente poner fin a su vida pero no lo logra. Vuelve a su oficio de juventud y contempla con resignación el paso de los años. Cuando los gringos invaden Macondo para explotarlo, exterminan a dieciséis de los diecisiete hijos que tuvo en la guerra y se indigna de tal manera que incluso prueba a ractivar la guerra. Después de todo eso, se encierra todavía más en su taller hasta que le llega la muerte, un día en el que vuelve a sentir la nostalgia del episodio de su infancia en el que su padre le lleva a ver el hielo. Muere cerca del castaño al que su padre estuvo muy unido durante su locura y después de muerto.

Amaranta, Arcadio, Rebeca. Amaranta es la tercera y última hija de José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán. Arcadio es nieto de ambos e hijo de José Arcadio (hijo) y Pilar Ternera. Rebeca es una hija adoptada por la familia, que procede de unos parientes dejados atrás. Las dos chicas al alcanzar la adolescencia se enamoran de un italiano que se había cruzado en el destino de los personajes de Macondo porque había venido a montar una pianola y arreglarla, después de que José Arcadio la estropease en un nuevo acto de su inquietud por conocer. Pietro Crespi prefiere a Rebeca y entabla con ella un largo noviazgo, dilatado por la muerte de Remedios, la esposa de Aureliano, que no llega al matrimonio porque Rebeca se enamora de la masculinidad de Jose Arcadio (hijo) cuando este vuelve a Macondo. Rebeca se encierra en su casa cuando muere su marido de forma misteriosa. Cuando viene un hijo bélico del coronel Aureliano, Aureliano Triste, se descubre que muchos años después de la muerte de José Arcadio (hijo) ella mantiene su vida y su encierro.

El turno es entonces para Amaranta, pero ella desdeña su invitación, por lo que Pietro se suicida. Más tarde, será pretendida por el coronel Gerineldo Márquez, amigo de Aureliano en su revueltas. Mantiene con él una relación extraña en la que algo le empuja hacia él, pero otra fuerza le repele. Incluso su sobrino, Aureliano José, hijo de Aureliano Buendía y de Pilar Ternera, criado por ella, siente una poderosa atracción hacia ella, pero ella la vence con sus negativas igualmente. La muerte le avisa del día en el que ha de acabar su vida y ella lo adopta con la mayor de las naturalidades.

Arcadio es hijo de José Arcadio Buendía (hijo). En su infancia no hay eventos dignos de subrayo. Se aproxima a los liberales en su juventud y encargado del gobierno provisional de Macondo cuando Aureliano se escapa al mundo para liberarlo del gobierno tramposo de los conservadores. Se muestra abusador y arbitrario. Igual que su padre y su tío se ve atraido sexualmente por Pilar Ternera, sin que sepa que ella es su madre. Tiene tres hijos con Sofía la Piedad, su esposa, que son Aureliano Segundo, Arcadio Segundo y Remedios. Muere en un fusilamiento tras el asalto de los conservadores a Macondo.

El otro nieto macondiense de los pioneros se llama Aureliano José. Es hijo de Aureliano y de Pilar Ternera, pero bastante más joven que su primo y hermano. Su elemento más importante es su enamoramiento de su tía Amaranta. En su juventud huye de ese enamoramiento enrolándose en el ejército liberal, pero vuelve en un determinado momento para alcanzar el amor de Amaranta, que se lo niega. Muere cuando desacata una orden de la autoridad.

Junto a estos nietos nacidos en Macondo y de Pilar Ternera, aparecen otros nietos de Aureliano durante la guerra con mujeres desconocidas., diecisiete en total. Vienen a Macondo varias veces: en su infancia, en un homenaje al coronel y alguno se queda a vivir en la ciudad. Mueren todos, asesinados de forma misteriosa en diversos puntos del pais en una afrenta al longevo coronel.

Remedios, la bella, es la hija mayor de Arcadio y Sofía la Piedad. Destaca por su belleza y por su simpleza. Varios hombres mueren por causa de su belleza y atracción poderosa y fatal. Un día asciende hasta el cielo cual virgen María.

Aureliano Segundo es el bisnieto más sobresaliente. Es hijo de Arcadio y de Sofia la Piedad. En su infancia se orientó a la soledad del taller de Aureliano Buendía, el coronel. Allí descubría el mundo de Melquíades, que se le aparece un día. Pero Petra Cotes lo saca de su ensimismamiento y lo convierte en una persona extrovertida. Pero se casa con Fernanda del Carpio, una hermosa muchacha con una educación para ser reina, que entra en la familia con mucha fuerza y trata de imponer una forma de vida muy monacal, presionando al resto de la Familia. La conoció cuando a ella la trajeron en una burla para convertirla en reina del carnaval de Macondo. Él se enamoró y fue a buscarla. Cuando se casan, el mantiene una relación de concubinato con Petra Cotes, por lo que se pasa media vida en la casa de los Buendía y otra media en la casa de Petra Cotes. Como su padre y al contrario que su abuelo y su tío abuelo, tiene a sus hijos dentro del matrimonio, Remedios Renata, José Arcadio y Úrsula Amaranta, que representan la quinta generación de los Buendía en Macondo. Muere por problemas respiratorios, procurando antes legar una buena situación a su familia.

José Arcadio, hermano de los dos anteriores, es poco atendido. En su juventud se dedica a la cría de gallos y a la Iglesia. De mayor entra a trabajar a los servicios de la compañía bananera que llega a Macondo. En su madurez se convierte en un lider sindical que se enfrenta a la explotación de la empresa bananera. Después de una represión atroz en la que mueren todos los manifestantes que esperaban a una autoridad en una plaza, tres mil personas, se retira en el cuarto de Melquiades. Allí envejece hasta morir.

Los tataranietos son Remedios Renata (Meme), José Arcadio y Úrsula Amaranta. Meme pasa su segunda infancia en un internado. Al volver pasa por varias fases, sumisión hacia su madre, complicidad con su padre y enamoramiento de un mecánico al servicio de los promotores de la explotación de plátanos. Fernanda se encarga de imposibilitar el amor de aquellos dos y conduce a su hija a un nuevo internado en un monasterio, en el que ella da a luz a un niño, al que llaman Aureliano.

José Arcadio es apartado muy pronto de la familia para que se convierta en Papa. Lo llevan a Roma, donde debe recibir la formación de Papa, como su madre recibió la preparación de reina. Sin embargo, al final de la obra se descubre que había engañado a todos y vivía en Roma si cumplir con el designio de su familia. A la muerte de Fernanda vuelve a Macondo, donde descubre el tesoro guardado por su tatarabuela para devolverlo al dueño que lo había dejado durante los años de guerra. Es matado por unos chiquillos que había acogido en la casa, en venganza por la forma en que había terminado la relación de amistad y para robar el tesoro.

Amaranta Úrsula, la menor de los hijos de Aureliano Segundo y Fernanda del Carpio, vive una infancia de juegos con su tatarabuela y Aureliano. La llevan a Bruselas donde debe estudiar. Vuelve muchos años después, cuando ya ha muerto su hermano y sólo queda su sobrino en la familia. Trae a su marido, un belga simpático. Sin embargo, desarrolla una relación amorosa y sexual con su sobrino. Dentro de esta relación pasional ella queda embarazada. En el parto, ella muere y nace la criatura humana con cola de cerdo, que siempre advirtió Úrsula Iguarán en las relaciones sexuales dentro de la familia Buendía. Más tarde muere la criatura por el descuido de su padre.

Aureliano es el penúltimo Buendía. Nace en el convento en el que se recluye a Meme. Es ocultado al pueblo por su abuela, Fernanda del Carpio, que se avergüenza de él. Juega con Amaranta Úrsula en su infancia. Es atendido y querido por su abuelo, Aureliano Segundo, cuando éste lo descubre durante los años de lluvía. Olvidado de todos se refugia en el cuarto de Melquiades y también afronta la interpretación de los pergaminos de Melquiades. Cuando van muriendo sus parientes se queda a solas con Fernanda, primero; con José Arcadio, segundo; con Amaranta Úrsula, por último. Fernanda lo oprime; José Arcadio lo ningunea; Amaranta Úrsula lo quiere y lo cede a la relación pasional. Cuando se queda sólo afronta de una forma definitiva la interpretación de los pergaminos de Melquíades. Descubre que allí se encuentran las predicciones para su familia. También comprueba que su familia y Macondo van a extinguirse en el enorme vendabal que sopla mientras el adquiere la noción de las predicciones.

Macondo es otro protagonista. Durante la primera generación de los Buendía es una aldea muy aislada del mundo a la que llegan esporádicamente los gitanos con los nuevos ingenios. Por esos tiempos tiene lugar la peste del insomnio. Cuando la segunda generación cobra protagonismo, la guerra integra a Macondo en el sistema político del pais, pues de este pueblo procede el coronel Aureliano Buendía. La tercera generación de lo Buendía son en buena medida una continuación de la segunda. Durante la madurez de la cuarta generación tiene lugar el crecimiento de Macondo por el impulso de la compañía bananera: se intenta la conexión fluvial y se obtiene la comunicación ferroviaria. Esta etapa de crecimiento dura hasta la movilización sindical, la represión y la lluvia permanente de varios años. La quinta generación se sitúa en la decadencia de Macondo. Con la sexta, con el último Aureliano Macondo se dirige hacia su desaparición.

 

About these ads
Posted in: Literatura